Vamos entonces por unas uñas espectaculares y fuertes, porque no tiene que ser solo un sueño, puedes obtener uñas de acero hoy mismo, y hacer tu sueño realidad, estos tips serán de mucha ayuda, ya no más debilidad ni fragilidad, te sentirás mucho más segura y cómoda luego de poner en práctica los concejos que te contaré a continuación, se verán más fuertes que antes, y preparadas para lucir una linda manicura, a tu gusto.

Un consejo clave es tomar más agua, es increíble las maravillas que puede hacer en cada parte de nuestro cuerpo, si la tomas por todo el día lograrás darle hidratación a tu piel, a tus uñas, y hasta tu pelo, de una forma muy natural, ésta las hará muchísimo más fuerte; como siguiente consejo no debes mojar demasiado las uñas, puedes utilizar guantes para lavar y no dejarlas bajo agua por bastante tiempo, aunque te estés bañando, por las debilitará, en cuanto a los guantes no solo te protegerán de la fragilidad por agua sino también de los detergentes y químicos.

Anuncios
Anuncios

Otro tip es mantener las uñas cortas, al tenerlas más largas se vuelven más débiles, si no son demasiado fuertes será mejor que las cortes, y presta atención con esto, al limarlas tienes que hacerlo siempre del mismo lado, porque al ir y venir terminarás por descascararlas, mantén siempre tanto las uñas como las cutículas bien hidratadas, hazlo una rutina, puedes utilizar una crema para las manos y un aceite para resguardar las uñas, y así se volverán fuertes.

Mojarlas en algún aceite, por unos diez minutos antes de acostarte, con guantes te servirán para fortalecerlas, puede ser aceite de coco, de ricino, de oliva, de vitamina E o de té; trata de evitar lo más que puedas el alcohol en gel, puede ser bueno en muchas cosas pero reseca las uñas, prefiere lavarte las manos con agua con jabón.

Anuncios

Y por último te recomiendo que utilices productos para fortalecerlas, los esmaltes para fortalecerlas, el escudo de oxigeno y los aceites para cutículas serán tus mayores aliados, si aplicas estos tips se fortalecerán.

  #Globalización #Calidad de vida #Mujer