Esta nueva manera de eliminar las ojeras está dando vueltas por la red, pero realmente ¿debes intentar todo lo que se dice? Aparentemente da resultado, pero ¿Qué es lo que realmente sucede? Así que para saber si es verdad sigue leyendo y lo descubrirás; bueno, como ya lo dijimos se trata de sacar las ojeras con nada menos que bicarbonato de sodio, sí, ese que es tan básico en la cocina o en los productos para limpiar.

Este supuesto método se trata de mezclar dos cucharaditas de este ingrediente con unas pocas gotas de agua, hasta formar así una pasta, luego con el dorso de alguna cuchara lo aplicarás sobre tus ojeras, eso sin si frotar porque si no lo entorpecerás aún más, y deberías tener especial cuidado de que no entre este componente en tus ojos.

Anuncios
Anuncios

Después de tan solo cinco o diez minutos, tienes que sacarlo con suavidad con algún trapo húmedo, y ya está, no deberías tener ojeras, uno de los consejos es que se debe realizar con sumo cuidado; pero ahora vamos a lo que realmente es importante, ¿de verdad es un método seguro y confiable el usar bicarbonato en el rostro? Si este se utiliza para limpiar y cocinar, ¿no crees que sería demasiado fuerte en tu rostro y más en esa parte, siendo que es mucho más frágil? Para sacarnos la duda, se le hizo una consulta a un especialista en dermatología, quien saco las dudas.

El asegura que si éste componente puede llegar a aclarar las ojeras, pero solo es pasajero, y muy poco recomendable, ya que se utiliza regularmente el área se irritará y terminará por dañarse; la zona de las ojeras es demasiado sensible, y tendrás que tener cuidado, éste componente contiene PH alcalino, y la piel es más ácida, lo que es preciso para las células, si se aumenta el PH con el bicarbonato llevará a una irritación y al deterioro, y seguro no querrás esto.

Anuncios

Así que mejor te recomiendo que no lo utilices, usa los métodos tradicionales y seguros y deja el bicarbonato bien lejos de tu rostro, no querrás terminar con la cara arruinado por el resto de tu vida solo por no verte bien un día. #Globalización #Calidad de vida #Mujer