Un nuevo reto virtual está causando sensación en las #Redes Sociales del continente asiático. No es sujetar un vaso con los pechos, tampoco tocarse el ombligo con el brazo por detrás o medir los centímetros entre muslo y muslo… Se trata de comparar el tamaño de la cintura con la medida de una hoja de formato A4. Así es, si el contorno es capaz de esconderse tras un folio cuyo ancho es de 21 centímetros, significa que “estás buena”.

El hashtag “A4waist” nació en China el pasado mes de febrero y ya cuenta con miles de fotos en Weibo (el Twitter chino), Renren (el Facebook asiático) y, poco a poco, está llegando a Instagram (146 fotos tienen esta tag, aunque algunas de ellas son de #Denuncia a esta nueva moda viral).

Anuncios
Anuncios

En los últimos meses, se ha podido observar que las redes sociales fomentan otro tipo de belleza a la que estábamos acostumbrados. Las mujeres con curvas, traseros grandes y proporciones voluminosas que aportan feminidad son las nuevas características en auge. La delgadez extrema y enfermiza, afortunadamente, va quedando atrás.

Sin embargo, esta extravagante modalidad asiática entra en contradicción con la belleza occidental actual. Muchas mujeres ahora acuden al gimnasio no tanto para adelgazar, sino para desarrollar aquellas partes del cuerpo que no se ajustan a las proporciones que ellas desean.

Resulta interesante la evolución que presentan los cánones de belleza, según la época o el ámbito geográfico. En siglos pasados, las mujeres más sensuales eran aquellas que estaban entradas en kilos y lucían un tono más que pálido en su piel, pues las delgadas y morenas eran las campesinas que trabajaban largas jornadas al sol y sin apenas poder alimentarse.

Anuncios

En nuestra época, tener una talla 34-36 ha sido la excelencia y lucir un cuerpo y rostro bronceado símbolo de éxito, lo que se puede resumir en la popular afirmación “nunca se está suficientemente delgada o morena”.

Pues bien, ahora el “culo perfecto” no cabe en unos pantalones de talla pequeña y el moreno de la piel va dejando paso a las tonalidades más claras. Si es cierto, que el deseo de tener una "cintura de avispa" ha permanecido perenne en el tiempo y ha sido una constante en la mayoría de las culturas. 

El carácter cíclico de la moda parece que también es característica propia de los cánones de belleza. Aunque hay una premisa que nunca cambiará: lo más importante es sentirse a gusto con la naturaleza de nuestro cuerpo, aceptarse, amarse, cuidarse y estar seguro de uno mismo, sin que ello dependa del número de likes de tu foto o la cantidad de seguidores en Twitter o Instagram. #Mujer