Enero es una de las épocas que más estrés acumula en nuestro cuerpo. Tras las Navidades, todo vuelve a la normalidad. Nuestro estado emocional también. Vuelta al cole, exámenes, obligaciones y vuelta al estrés laboral. ¿Cómo combatir este estado? Muy sencillo:

Debemos evitar a toda costa el círculo vicioso que genera la ansiedad. ¿Qué provoca esta sensación? Sobre todo las preocupaciones personales (vida en pareja), la rutina tanto laboral como familiar, los mil quehaceres que se nos presentan a lo largo del día, organizar las comidas de cada día, llevar a los niños a las extraescolares... Pero, ¿y tú? ¿Cuánto tiempo dedicas a relajarte e intentar romper con el estrés?

Aquí algunos consejos que te ayudarán a conducir tu ansiedad:

  • Levántate con OPTIMISMO. Porque una mente positiva puede lograr grandes cosas. 
  • Despierta con una SONRISA. Porque es la mejor defensa natural. Es gratis y aporta mucho a tu salud mental.
  • Piensa que según la forma en la que dirijas tus pensamientos e idealices tus metas, todo será más sencillo.

Todo esto es muy obvio y básico pero, ¿lo hacemos realmente? ¿O nos despertamos con ganas de tirar el despertador por la ventana y vamos directos a inyectarnos litros de café para poder soportar la jornada? Empezar el día con buenas vibraciones cuesta muy poco. 

  • Busca momentos de descanso y aprovéchalos para RESPIRAR. Sí. Respirar. El aire natural limpiará tu mente. Según un estudio realizado en la Universidad de Stanford, las personas que dedican su tiempo de ocio en actividades al aire libre, tienen una menor actividad depresiva en su cerebro.
  • Olvídate un rato del CAFÉ. Aunque creas que te mantiene despierto, la cafeína no hace más que alterar más tu organismo, lo que provocará un choque de adrenalina que hará que te tires de los pelos. Literalmente. 
  • Intenta llevar una DIETA EQUILIBRADA. La ansiedad nos provoca un estado de nervios constante que hace que devoremos todo lo que se nos ponga por delante en la cocina. Debemos decir stop y ''calmar'' este estado con alimentos que no agraven más nuestro sistema nervioso. 
  • ORGANÍZATE. Utiliza una agenda para que todas tus tareas y eventos estén ordenados y no generen caos en tu día a día. Una buena organización en todo es la clave para el éxito. Por ejemplo, es más sencillo esciribir una lista de la compra que ir directamente al supermercado y pensar qué tienes que comprar. Te volverás loco por los pasillos.
  • Haz EJERCICIO para quemar las malas vibraciones y de paso, alguna caloría. Practicar ejercicio aumenta los niveles de serotonina -la hormona de la felicidad- por ello nos sentimos más alegres y calmamos la ansiedad.
  • Date un BAÑO. Que todo lo malo se vaya por el desagüe. Muchas veces la sensación que produce el estar dentro del agua es similar a la de los bebés cuando están en el vientre de la madre. Aprovecha y echáte una cabezada entre espuma y sales de baño relajantes. Pero recuerda utilizarlas como se indica en su modo de empleo, porque puedes llevarte un disgusto como la joven británica color de rosa. 

Y sobre todo...

Anuncios
Anuncios

¡VIVE!. Porque perdemos demasiado tiempo lamentándonos y gastando energías que podríamos aprovechar en vivir plenamente, haciendo frente a los problemas, comiéndonos la ansiedad y rompiendo con la rutina y el estrés.

Si emociona pensarlo, imagínate hacerlo.

Más relacionado con #salud aquí#Calidad de vida