El 2,5% de la población es supernumeraria, es decir, tiene más dientes de las habituales. El tratamiento precoz ayuda a prevenir que provoque problemas funcionales.

Pedro Siquier tenía cuatro años cuando se le empezó a mover el primer diente, uno de los incisivos del maxilar superior. Los padres, que no la habían llevado antes a ninguna revisión dental, lo llevaron a un odontopediatra. Una ortopantomografía (radiografía panorámica) confirmó el diagnóstico que el especialista ya había aventurado en una primera exploración visual: hiperdentición.

Pedro tenía un diente de leche excedente que acabó por eclosionar y hacer caer el incisivo original.

Anuncios
Anuncios

Medio año más tarde, como que el diente supernumerario dificultaba la correcta dentición, el odontopediatra decidió, de acuerdo con los padres, que era recomendable extraerlo.

Hay más casos como los de Pedro y aunque la hiperdentición tiene una prevalencia baja, debe tratarse y cuidarse para evitar futuros problemas. "Es cierto que no hay muchos casos, pero cada mes veo alguno", explica la odontopediatra Raquel Torrents.

¿Qué suele ocurrir en la hiperdoncia?

  • Los estudios difieren en los porcentajes, pero se calcula que entre un 0,3% y un 0,8% de la población tiene algún diente de leche excedente, y entre un 0,5% y un 3 , 8% es supernumerario en dentición permanente.
  • Es el doble de frecuente en hombres que en mujeres.
  • Lo más habitual es tener sólo una pieza dental de más, aunque en algunos casos hay supernumerarios en diferentes series dentales.
  • La hiperodoncia tiene un componente hereditario, por lo que si en la familia hay otros casos y el paciente tiene hermanos, los hace también las pruebas diagnósticas.
  • Es de difícil detección.

Sólo un 25% de los casos de dientes supernumerarios eclosionan.

Anuncios

El resto no llegan a salir por sí solos, por lo que resulta más difícil detectarlos.

Si el diente supernumerario ha salido por sí solo, el tratamiento pasa por la exodoncia. Se extrae para evitar el riesgo de desplazamientos del resto de piezas dentales y otras molestias y complicaciones.

Cuando no ha eclosionado, hay que hacer la extracción quirúrgica.

Pero, ¿cómo se detecta un diente supernumerario si no sale por sí mismo?

Hay una serie de signos de sospecha: 

  • retraso en la erupción dental,
  • malposiciones dentarias,
  • formación de quistes,
  • alteraciones estéticas.

Recordad que se recomienda visitar por primera vez al odontopediatra cuando al niño le salga el primer diente o cuando haga el primer año. A partir de los tres años conviene hacerle una visita anual. Entre los cuatro y los cinco años se hace una radiografía panorámica para observar con detalle cómo evoluciona la dentición y es ahí cuando se podrá detectar la hiperdentició.

En un pequeño porcentaje de los casos la hiperdentición va asociada a síndromes complejos, pero la mayoría tienen una incidencia estética o funcional que se puede corregir con el tratamiento apropiado. #Niños #Enfermedades