Desde hace años ya se vienen conociendo las propiedades de ciertos tipos de #Alimentos, como las comidas picantes y algunas especias, debido a su poder antioxidante, antiinflamatorio, antiobesidad y anticancerígeno. Una de las sustancias bioactivas más importantes que contienen estas comidas picantes es la conocida como capsaicina, con propiedades muy beneficiosas para el organismo humano.

Desde la Academia China de las Ciencias Médicas, un grupo internacional de investigadores dedicó un largo y tendido estudio para averiguar el efecto de estos alimentos en las personas que habitualmente los consumían en su dieta, y si su salud era mejor o peor.

Anuncios
Anuncios

O lo que es lo mismo, comprobar si son más saludables a lo largo de sus vidas, si tienen menos posibilidades de morir.

Se llevó a cabo un estudio de cohortes, donde se tomaron algunos datos médicos y los hábitos alimenticios de 487.375 voluntarios de ambos sexos y con edades comprendidas entre 30 y 79 años,  y se les realizó un seguimiento. Tras analizar los datos, se pudo comprobar que aquellas personas que consumían comidas picantes habitualmente en su dieta, una o dos veces por semana, podían reducir el riesgo de mortalidad en un 10%. Además, este porcentaje podía ser aumentado hasta en un 14% si a lo anterior se le añadían mordiente a sus platos entre tres y siete veces por semana. Si además no bebían alcohol, esta tendencia era mucho más acentuada. Entre los alimentos más comunes se encontraba el chile o guindilla (pimiento picante), que es muy rico en vitamina C y capsaicina.

Anuncios

En otros estudios llevados a cabo sobre comidas picantes y este tipo de nutrientes pudo observarse que la probabilidad de padecer cáncer, diabetes o enfermedades cardiovasculares se veía reducida al consumir ciertos vegetales que contienen estos tipos de nutrientes. 

Los autores advierten que aún hacen falta múltiples y futuros ensayos para determinar una clara y firme relación causa-efecto, pero que aparentemente los actuales estudios van por buen camino.  #Investigación científica