Estaría bien que tuviésemos un botón de ON y OFF, ya que a veces el estrés diario no deja desconectar la mente y cualquier día vamos a salir echando humo… pero la #Meditación no es sólo una forma de relajación sino que tiene numerosos beneficios para nuestra salud física.

Estos son algunos:

- Afloja la tensión muscular. Lo que hace que el cuerpo se relaje y aumente la movilidad.

- Disminuye la presión arterial. La sangre se hace más líquida cuando nos relajamos.

- Aumenta la circulación de la sangre hacia el aparato digestivo, la piel y el cerebro.

- Abre los conductos respiratorios cerrados.

- El proceso de curación funciona mejor cuando el cuerpo está relajado o durmiendo.

Por lo tanto, la meditación puede resultar especialmente eficaz en casos de insomnio, migraña, asma, dolor crónico, hipertensión, alergia o recuperación después de una enfermedad. Además consigue buenos resultados con los desórdenes psicosomáticos de la piel, el aparato digestivo y el sistema nervioso.

Pero los problemas no vienen solo cuando hay un ritmo de vida muy acelerado, a veces es peor cuando tenemos demasiado tiempo para pensar, esto nos puede causar bastante daño a nivel psíquico, así que en este caso también es recomendable "desconectar la mente".

La meditación nos ayuda a tomar conciencia de nosotros mismos lo que evita que empecemos a "divagar". Estando en meditación deshacemos nudos emocionales y volvemos a experimentar emociones estancadas.

El objetivo de la meditación es concentrarse y poco a poco relajar la mente hasta liberar la conciencia, es lo que se suele decir "dejar la mente en blanco".

Pero no necesitamos práctica de horas o irnos de retiro al Tibet para adaptar la meditación a nuestro estilo de vida.

La clave para comenzar a meditar es algo tan básico como controlar conscientemente la respiración, cosa que la mayoría de las personas hacemos mal. Una buena respiración sería la abdominal, la que hace que se infle nuestra barriga, normalmente nos quedamos en la fase pulmonar (parecido a cuando se hiperventila). Si tenéis la oportunidad observar un bebé mientras duerme… a principio lo hacemos bien, luego parece que se nos olvida.

Bien, pues solo con el hecho de poner atención a nuestra respiración ya estamos haciendo un tipo de meditación, así que eso lo podemos hacer en el autobús por ejemplo.

Con esta cita os dejo "meditar":

"Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen tiempo para perder el tiempo.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen silencio ni pueden tenerlo."…
Eduardo Galeano [VIDEO].