El concepto operación bikini muestra la exigencia que plantea para muchas personas la llegada del verano en una sociedad en la que el culto al cuerpo es notable. Existe un pilar esencial del bienestar: la autoestima tanto en el plano personal como en el #Trabajo. El descanso estival crea unas condiciones especialmente idóneas para reforzar la introspección, potenciar el autoconocimiento y descansar.

Sin embargo, el verano no es sinónimo de felicidad a modo de causa y efecto como muestra el caso de aquellos profesionales adictos al trabajo para quienes el descanso se convierte en motivo de ansiedad. Durante el verano también pueden surgir asuntos pendientes de resolver que han permanecido adormecidos a lo largo del año y que surgen con más fuerza en esta época del año. Así puede ocurrir, por ejemplo, al tomar conciencia de los problemas pendientes de resolver en la relación de pareja.

La autoestima es el pilar para ganar seguridad en uno mismo y tener bienestar en distintos ámbitos de la vida. Quienes tienen una baja autoestima pueden cambiar de actitud para empezar a quererse más a sí mismos a partir de ahora. Y quienes tienen una autoestima alta pueden esforzarse por mantenerla.

Las frases de autoestima nutren la mente, aportan energía positiva y generan el hábito del amor propio. A modo de ejercicio de coaching puedes elaborar tu particular decálogo de diez frases de pensamiento positivo que serán tu brújula de felicidad estival.

La pausa profesional de las vacaciones también es propicia para realizar balance de los objetivos alcanzados durante los dos primeros trimestres del año para analizar las asignaturas pendientes y establecer nuevos objetivos profesionales a partir de septiembre.

Existen profesionales que quieren actualizar su currículum vitae durante las vacaciones, en cuyo caso, existen cursos de verano ofertados por las universidades que son una buena propuesta de aprendizaje. El aprendizaje también alimenta la autoestima porque es importante cuidar cuerpo y mente para ser feliz practicando el carpe diem: el ritmo del verano tiene una pausa distinta.

A nivel personal, practica el sentido del humor en tus planes con amigos y familiares porque los conflictos personales también pueden ser causa de estrés durante las vacaciones.

El verano es un tiempo especialmente recomendado para la lectura. Existen libros interesantes para potenciar el crecimiento personal: "Si puedes volar, por qué gatear" escrito por Bernabé Tierno es una propuesta muy positiva para superarte a ti mismo.