Hay gente que piensa que la depresión es una enfermedad imaginaria, pero esta enfermedad junto con la ansiedad, son la puerta de entrada a graves trastornos, pudiendo afectar entre otros, al sistema inmunitario.

La gran competitividad y los elevados niveles de exigencia social en la que nos vemos sometidos, nos obligan a vivir en permanente sobreesfuerzo. Cuando la persona se agota, sufre una pérdida importante o no ve salida a sus problemas, termina derrumbando y deprimido. La persona deprimida no suele ver otras salidas más que refugiarse bajo los efectos de los antidepresivos, la comida, la bebida, el aislamiento ..., mientras espera que los problemas se resuelvan por sí solos.

Esta actitud pasiva y su creencia en la falta de control sobre los sucesos externos favorece que no se afronten adecuada y positivamente las causas de la depresión, haciendo así, que se mantenga el problema y que sus efectos se prolonguen en el tiempo, perjudicando cada vez más tanto a sí mismo como a las personas que lo rodean.

Es imprescindible pues, modificar esta situación pasiva, impotente y negativista. Y para ello, es muy recomendable pedir ayuda psicológica. Actualmente, ir al psicólogo es casi tanto normal como ir al gimnasio para mejorar el cuerpo, o en la peluquería para mejorar la imagen, pues permite mejorar nuestra imagen emocional, y en el caso de la depresión, puede ayudar no sólo a superarla, sino también a prevenir posibles recaídas.

Hay muchos estudios que han confirmado y demostrado la eficacia de ciertas técnicas de psicoterapia en la depresión. Y también se ha demostrado que existen recursos biológicos naturales que pueden aportar un gran beneficio, entre los que destacan especialmente los ácidos grasos Omega-3, los cuales fueron recomendados por la Asociación de Psiquiatría Americana como preventivo y como complemento en el tratamiento para la depresión, pues la evidencia que aportaban muchas investigaciones así lo demostraban. #Investigación científica #Medicina natural

Combinando sinérgicamente los beneficios de las técnicas psicológicas y las terapias naturales y promoviendo al mismo tiempo un régimen de vida más sostenible, la persona deprimida puede superar la depresión y salir fortalecida de tal manera, que pueda llegar a decir con satisfacción que se pudo salir de la depresión.