El 13 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño, una fecha que nos invita a reflexionar sobre la importancia de un descanso adecuado para potenciar el bienestar físico y emocional. De hecho, un descanso adecuado produce grandes beneficios: mejora el rendimiento profesional, mejora la atención intelectual en las tareas cotidianas, potencia un estado de ánimo positivo y vital.

Existen distintos factores que pueden ser una barrera que dificulta el descanso adecuado: el estrés motivado por los problemas laborales produce preocupaciones en aquella persona que tiene dificultades para relajarse y desconectar de estos motivos de preocupación. El sedentarismo, lejos de potenciar el descanso, produce cansancio. Es muy importante integrar unos hábitos de vida saludables marcados por unos horarios regulares, una alimentación variada y la práctica de ejercicio físico. 

¿Cuáles son las consecuencias de los problemas de sueño sobre el estado de ánimo?

1. Existen distintos motivos de felicidad personal. La felicidad cotidiana también se muestra en el inmenso placer de haber dormido y descansado correctamente. La situación contraria produce una elevada insatisfacción personal e impotencia en aquel que observa cómo avanzan las agujas del reloj restando tiempo al descanso. 

2. Una de las consecuencias directas de una acumulación de falta de descanso es el cansancio psicológico que causa dificultades de concentración en el trabajo. Pero además, desde el punto de vista de la actitud, también crece el pesimismo y el desánimo ante la sensación de vulnerabilidad que produce dicho cansancio.

3. La falta de descanso adecuado también puede ser causa de estrés. A su vez, cuando dicho estrés se prolonga durante un período de tiempo largo también puede afectar a la autoestima personal al reforzar la debilidad interior frente a las circunstancias externas.

4. Desde el punto de vista del carácter, una persona que no ha descansado correctamente también se muestra más irascible pudiendo tener cambios de humor poco previsibles. La falta de descanso también produce falta de paciencia.   

El descanso es una de las necesidades más importantes que tiene el ser humano, por ello, ante cualquier problema vinculado con este asunto de salud es importante consultar con el especialista. La falta de descanso no solo afecta al plano físico sino también, al ámbito emocional.