La terapia hormonal de la menopausia (THM) presenta un mayor riesgo de cáncer de ovario, incluso cuando es prescrita pocos años, según un estudio publicado en la revista médica británica The Lancet. Mientras que el vínculo con el cáncer de mama se conoce desde hace más de una década, los investigadores británicos revisaron 52 estudios epidemiológicos realizados en un total de 21488 mujeres estadounidenses, europeas y australianas que desarrollaron cáncer de ovario.

Mostraron que aquellas mujeres que recibieron THM tenían mayor riesgo global, del 40 %, de tener cáncer de ovario que las mujeres que nunca habían recibido este tratamiento.

"Para las mujeres que toman THM durante 5 años a partir de los 50 años, esto significa un caso adicional de cáncer por cada 1000 usuarias y una muerte por cáncer de ovario por cada 1700", dijo el profesor Richard Peto, de la Universidad de Oxford, uno de los coautores del estudio.

En 2002, una gran encuesta en Estados Unidos había mostrado que las THM conducen a un mayor riesgo de cáncer de mama y no protegían frente al riesgo de ataque al corazón, al contrario de lo que se dijo en su momento en medios médicos. A raíz de este estudio, el tratamiento se derrumbó rápidamente en Europa y EE.UU., mientras que varios países emitieron recomendaciones para reducir los tratamientos de la menopausia en el tiempo, e iniciarlos lo antes posible.

El riesgo es el mismo cualquiera que sea el THM utilizado

En su estudio, los investigadores británicos tienen en cuenta que el aumento de riesgo de cáncer de ovario es "significativo" para la duración del tratamiento.

Desaparece gradualmente después de la suspensión, pero sigue siendo aún más largo cuanto más duró el tratamiento. Si no se excede de 5 años, el exceso de riesgo desaparece por completo al cabo de unos años, lo cual no es el caso de los tratamientos que han durado más tiempo. Los investigadores también afirman que el riesgo es el mismo cualquiera que sea el THM utilizado, pero solo se refiere a los dos tipos de cáncer de ovario más comunes (carcinoma seroso y de endometrio), y no a los otros dos, menos habituales.

En un comentario adjunto al estudio, Nicolas Wentzensen et Britton Trabert dos expertos en cáncer en el Bethesda Institute (EE.UU.), indican que se ha de tener en cuenta que el cáncer de ovario es mucho más raro que el de mama y las enfermedades cardiovasculares y los riesgos identificados en el estudio deben tener un "impacto limitado" sobre el riesgo global del tratamiento hormonal para la menopausia. Pero también creen que el estudio podría proporcionar "información importante" en los cánceres dependientes de hormonas (dependiendo de la estimulación hormonal). #Investigación científica