Los rinovirus son virus de RNA, de la familia Picornaviridae, que se transmiten por el aire, son también la causa de la mayoría de los casos de resfriado común y también exacerbaciones del asma. Estos rinovirus se reproducen mejor a temperaturas más frías de la cavidad nasal que en los pulmones.

Para entender mejor la relación entre la temperatura y la replicación de virus, investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos) estudiaron en ratones células infectadas con rinovirus respiratorio. Emplearon células que tienen defectos genéticos en la respuesta antiviral. Sus hallazgos aparecen en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Anuncios
Anuncios

Cuando las células de ratón tenían estas deficiencias inmunitarias, el virus se replicaba mejor a 37º Celsius, por lo tanto, la respuesta inmune del cuerpo es el factor limitante para la replicación viral a esta temperatura. Los investigadores también investigaron la expresión de los genes implicados en la respuesta inmune durante una infección viral. Compararon células incubadas a 37º C, es decir, la temperatura del cuerpo, en los pulmones, y a temperaturas más bajas (33º C, correspondiente a la de la cavidad nasal). Encontraron que a 37º C la expresión de genes implicados en la respuesta antiviral era mejor en las células infectadas.

Respuesta antiviral impedida a bajas temperaturas

Durante la infección viral, el cuerpo produce moléculas llamadas citoquinas para promover la respuesta inmune, tales como los interferones, que se pueden utilizar para reclutar macrófagos.

Anuncios

Sin embargo, en este experimento, los niveles de expresión de genes de interferón de tipo I y III y genes de interferón estimulado (ISG) fueron superiores a 37º C. Por lo tanto, toda esta cascada inmune es más eficaz a 37º C que a 33º C.

A 37º C, la defensa inmunitaria innata contra el virus limita su replicación en las células de las vías respiratorias a través de la secreción de interferón. "En general, cuanto menor es la temperatura, parece que la respuesta inmunitaria innata a los virus más débil", mencionó Akiko Kawasaki, uno de los autores del estudio. Las temperaturas influyen en la respuesta inmunitaria más que el propio virus. Por lo tanto, es mejor mantener la nariz caliente cuando hace frío, para evitar resfriados.

Estos resultados también se podrían aplicar al asma de niños. Mientras que para la mayoría de la gente, un resfriado no es grave, sin embargo puede desencadenar problemas más graves en los niños con asma.