Actualmente nuestra sociedad está regida por unos cánones de belleza tan marcados que no vemos a través de ello, estamos obsesionados por estar guapos y por tener un cuerpo escultural pero no sabemos qué daño le hacemos a nuestro cuerpo por el simple hecho de estar delgados. A lo largo de la historia estos cánones de belleza han ido cambiando según las circunstancias de la sociedad, para ello, existen muestras gráficas como las diversas Venus que se han encontrado en los diferentes yacimientos arqueológicos. Una de las más antiguas datada hace 23 mil años donde se muestra una mujer obesa, con grandes pechos caídos, las caderas anchas y una barriga prominente.

Parece ser que este canon de belleza se debe al deseo de los hombres por tener una mujer con unas buenas características para reproducirse y a la hambruna que azotaba al pueblo durante ese período de tiempo.

Los peligros de una dieta milagro en la que te aseguran perder una gran cantidad de kilos en pocos días son diversos ya que estas dietas se caracterizan por ser desequilibradas y no tener fundamentación científica. "Las consecuencias que podemos sufrir con una ingesta desequilibrada de nutrientes son múltiples y poco saludables", según Clotilde Vázquez, jefa del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz (Madrid), y presidenta de la Asociación Método por Intercambios.

La escasez de carbohidratos conlleva una pérdida de masa corporal pero no de grasa, algo en lo que la mayoría de la población está confundida.

Además, la disminución del consumo de cereales, legumbres o pan y aumentar la ingesta de proteínas pueden provocar el "estado de cetosis" los efectos secundarios de este estado son: mareos y dolor de cabeza, mal aliento, náuseas, perdida de calcio, pérdida de musculación y arritmia.

La dieta Dukan, por ejemplo, es una dieta hiperprotéica que funciona por fases de actuación, se reduce el consumo de cereales y carbohidratos para aumentar la ingesta de grasas, consecuencia de comer mucha carne. La variedad de alimentos en esta dieta es muy baja ya que te obliga a comer avena y se desaconseja la fruta y los cereales. Al aumentar la cantidad de grasa y disminuir los carbohidratos se pierde peso sí, pero lo que realmente estamos perdiendo es masa corporal, lo que conlleva el conocido efecto rebote mediante el cual se recuperan los kilos perdidos de forma más rápida que lo que hemos perdido.