El jengibre es uno de los alimentos más buenos que existe y que puede usarse para dar gusto a tus platos y a la vez cuidar de tu propia salud. 


La raíz de jengibre tiene muchas propiedades curativas, lo que lo ha convertido en un elemento muy valioso para la Medicina Tradicional China y la medicina ayurvédica. También es un buen condimento culinario y un ingrediente fantástico para preparar infusiones, solo o acompañado de limón o especias.

De sabor picante y muy aromático, el jengibre (Zingiber officinalis) es un planta que se cultiva sobre todo en Jamaica, India y China, y que hoy se puede encontrar en casi cualquier parte del mundo. 

Durante siglos ha sido uno de los elementos preferidos de los médicos tradicionales de la China y de la India. Hoy sus propiedades son conocidas también por naturópatas y terapeutas de otras disciplinas complementarias del mundo entero.

Para tu salud: 

Una de las grandes virtudes del jengibre es su utilidad a la hora de mejorar las digestiones y evitar los gases, la hinchazón abdominal y la sensación de pesadez.

También puede ayudar a mejorar los síntomas del síndrome del colon irritable y los provocados por el helicobacter pylori. 

La medicina popular siempre ha considerado el jengibre como un poderoso remedio para combatir las náuseas y los mareos durante el embarazo o cuando vamos a realizar algún viaje.

Hoy en día también se utiliza para aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia.

Masticar un trozo de raíz de jengibre o tomar una infusión caliente con miel puede ayudar a mejorar los resfriados y otras infecciones.

Según la Medicina Tradicional China, es adecuado emplear el jengibre como analgésico y antiinflamatorio cuando la dolencia se presenta en síntomas de frío, piel pálida, temperatura baja. Es importante resaltar que no sería recomendable en casos de fiebre u otros síntomas de calor. 

Aplicando una compresa de raíz seca de jengibre se puede aliviar el dolor y la inflamación en casos de artritis, reumatismo, lumbago, ciática, dolor de cabeza, migraña.
Su efecto vasodilatador mejora el riego sanguíneo y tiene un ligero efecto anticoagulante y eso la convierte en una un ayudante de la circulación sanguínea. Además, también reduce los niveles de colesterol, por lo que ayuda a tratar las enfermedades cardiovasulares.

Es recomendable para personas que siempre tienen los pies y las manos frías. 

En la #Cocina:

El jengibre es una de las especies o condimentos más conocidos y utilizados en el mundo. Se utiliza para preparar todo tipo de platos, desde arroz y pasta en carnes, verduras o pescados. 

La repostería también lo considera un ingrediente muy valioso, tanto para preparar pasteles o galletas e incluso algunos tipos de pan. 

Las infusiones de jengibre son refrescantes y digestivas. Se pueden tomar solas o mezcladas con té verde, limón, especias.