En el contexto de la lucha global contra la #piratería un factor que merma la capacidad de las naciones occidentales en esta tarea es la falta de instrucción y adiestramiento de las marinas del tercer mundo que serían las primeras que deben enfrentarse a esta forma de criminalidad.

En operaciones como Atalanta en el cuerno de África u otras misiones globales como el Golfo de Guinea u Océano Índico las armadas occidentales han testificado la nula preparación de las fuerzas locales junto a otros problemas igual de serios como su escasez de medios y la corrupción imperante en las naciones de destino.

Corrupción y escasez de recursos son problemas que requieren de otras soluciones, pero el entrenamiento solo se soluciona con el envío de unidades a esos destinos que formen a las fuerzas locales en las tácticas adecuadas para realizar esa tarea.

Anuncios
Anuncios

Y es ese contexto en el que se engloba la misión que el patrullero de la Armada Española "Infanta Cristina" P-77 realizará en el Golfo de Guinea de cuatro meses hasta su retorno previsto el 16 de diciembre.

La misión

Tras zarpar de su base de Cartagena tras una emotiva despedida, el "Cristina" realizará un periplo naval que le llevará a recalar en 10 puertos de naciones del Golfo de Guinea en estancias previstas de alrededor de cinco días. Los puntos de atraque serán: Praia y Mindelo en Cabo Verde, Nuakchoot en Mauritania, Dakar en Senegal, Secondi en Ghana, Duala en Camerón, Santo Tome en Saó Tome y Príncipe, Luanda en Angola, Port Gentile en Gabón y finalmente Abidjan en Costa de Marfil.

En los respectivos puertos se han acordado contactos con las diferentes marinas de guerra de cada país y la dotación del barco, 92 efectivos, realizará una serie de maniobras y ejercicios con las fuerzas locales para instruirles en lo último en tácticas de lucha contra la piratería y control de delitos en la mar.

Anuncios

Estos ejercicios incluyen abordajes a buques y defensa anti abordaje, asaltos a tierra desde el mar, control de buques una vez abordados, rescate de rehenes, detención de piratas, asistencia médica a heridos, socorro a refugiados, trato a detenidos o aislamiento a barcos con cargas infecciosas entre otros.

Con esta singladura y enviando una expedición castrense por delante que rompa el hielo e ilustre a las naciones anfitrionas en una tarea en la que presentan deficiencias, se generan lazos de confianza que permitirán en el futuro afianzar relaciones más estrechas con tales naciones, en un contexto que se se denomina #Diplomacia de la Defensa.

Diplomacia de la Defensa

Desde que España, y equivalente a toda nación occidental, empezó a enviar tropas a misiones en el exterior un bagaje importante que se obtenía era un acercamiento en las relaciones con las naciones anfitrionas. Esto se traducía en unas relaciones más estrechas, confianza y trato diplomático más fluido, acuerdos comerciales, posibilidades de negocio y una mayor cooperación mutua.

Anuncios

Todo este beneficioso entramado se habría iniciado a partir de ese primer contacto militar que a fuerza de trabajo y beneficio en común generó en una mejora de relaciones. Ese concepto se denomina Diplomacia de la Defensa y la misión del "Infanta Cristina" se engloba plenamente en él. No solo la misión tiene esa función de adiestramiento sino que a larga busca mejorar las relaciones con las naciones de esa zona.

El patrullero

Aunque la misión inicial es el adiestramiento, el P-77 está equipado y dotado del equipo preciso para enfrentarse a la piratería o a cualquier evento criminal en la mar si eventualmente se diera algún incidente en su travesía.

Es una tarea en la que este barco ya se ha curtido primero en el embargo contra Iraq en el 91, por su eficacia a este y a sus buques gemelos, la clase “Descubierta”, se les apodó las "Hormigas atómicas". O la operación Atalanta donde se apuntó numerosos rescates de rehenes, especialmente pescadores secuestrados, y combates a tiro limpio con los piratas que se saldaron con numerosos filibusteros muertos y capturados.

Aunque su armamento ya no es tan poderoso como cuando se entregó a la Armada en 1980, antes de patrullero fue corbeta, su artillería y dotación le da ventaja sobre toda amenaza pirata en la mar. #Patrullero Infanta Cristina