El senado estadounidense se reunió este miércoles 18 de Julio para tratar la crisis de Venezuela. En dicha audiencia, el senador republicano Marco Rubio advirtió sobre la necesidad de actuar para detener la llamada del presidente de #Venezuela Nicolás Maduro a la instalación de una asamblea constituyente.

Durante su alocución, se refirió al vicepresidente del partido de gobierno y diputado Diosdado Cabello, como “el Pablo Escobar de Venezuela”. Como sabemos, este político venezolano ha sido acusado de manera extraoficial como cabecilla del denominado “Cartel de los Soles”. En esta oportunidad, el senador Rubio deja claro que la acusación de narcotraficante es más que seria.

Anuncios
Anuncios

Mucho se ha rumoreado sobre la posibilidad de que en los próximos días, el gobierno estadounidense dé a conocer una denuncia formal contra el diputado Cabello debido a sus conexiones con el narcotráfico. No obstante, la audiencia del senado planteaba específicamente una salida a la crisis #Política y económica del país sudamericano.

Sobre la llamada a la instalación de la asamblea constituyente Marco Rubio enfatizó: "Queremos preservar la democracia de Venezuela que ha sido ejemplo para la región por más de 40 años". De acuerdo con su posición, la democracia venezolana ha sido quebrantada por causa de la negativa del gobierno actual a realizar elecciones libres cuando ha correspondido.

Señaló su preocupación por la crisis económica y la escasez de productos en Venezuela. Rubio manifiesta que la falta de acciones concretas por parte del gobierno venezolano, ha llevado a un pueblo rico a prescindir de productos tan básicos como el papel higiénico.

Anuncios

No es la primera vez que lo acusan de narcotraficante

En 2015, una investigación dirigida por '”The Wall Street Journal”, acusó a Cabello de haber convertido a Venezuela en un centro de conexiones para el tráfico de cocaína a nivel mundial. Por aquel entonces, el diario recibió numerosas amenazas al igual que otros medios que lo difundieron.

Sin embargo, en el momento que salió a la luz, aquella noticia prácticamente ya era un secreto a voces en el país sudamericano. Según la investigación, la DEA y la fiscalía estadounidense tenían ya en ese momento rotundas pruebas sobre la relación del presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) con el narcotráfico.

Desde entonces y según parece, sigue adelante una investigación legal que pronto terminaría con una orden de captura contra Diosdado Cabello. El proceso se ha nutrido del testimonio emitido por importantes personajes del gobierno “chavista”, ya reconocidos como disidentes de ese sistema. #EEUU