Por un voto de diferencia Junts Pel Sí. consiguió la aprobación de la petición que permitirá la aprobación de las leyes de desconexión, en forma exprés, sin debate y, con la celeridad suficiente como para hacer que la impugnación por parte del #Gobierno Central, sea muy dificultosa por no calificarla de imposible.

Carme Forcadell, que preside la Mesa del Parlament, contando con absoluta mayoría, ha podido llegar a este logro, desoyendo la oposición de los partidos constitucionalistas: Ciudadanos, PSC y PP, que desaconsejan ese trámite y que junto con Cataluña Si Que es POT (Podemos), no participarán en la ponencia conjunta, cuya fecha de constitución se proyecta definir en el curso de la semana próxima.

La tramitación aprobada, fue evolucionando en su forma, desde la semana pasada. El objetivo de Junts Pel Sí y la CUP, es aprobar con la mayor premura, la ley de transitoriedad jurídica, que es fundamental para lograr la desconexión. El hecho de aprobar leyes por el procedimiento de lectura única, hasta el momento está reservado a las que son impulsadas por el Govern. La propuesta de Junts Pel Sí y la CUP, es extender ese tratamiento, a las leyes propuestas por cualquiera de los partidos con representación, permitiendo que un solo grupo parlamentario, pueda proponer una ley y que esta fuere tramitada por la discutida lectura única. La mayoría absoluta que comparten ambas formaciones políticas, conseguirá sin duda el propósito

Por su parte el PP a través de su portavoz, Alejandro Fernández, advirtió que, estudia pedir un amparo al Constitucional, para lo cual está realizando reuniones, que le permitan lograr los apoyos necesarios, de los partidos políticos que se oponen a la propuesta de la mayoría que se sienta a la Mesa del Parlament. Eduardo Mandina, diputado del PSOE, también ha manifestado su desacuerdo con la discutida proposición.

Las críticas arrecian sobre Junts Pel Sí y la CUP, cuyos líderes consideran esta reforma de Reglamento de la Cámara, según los dichos del portavoz adjunto del Parlament, recogida por 20minutos.com, "legítima, legal y conveniente". Los argumentos presentados para la defensa, es que muchas de las reformas que se proponen, ya están presentes en los reglamentos, de otros parlamentos autonómicos y del Congreso.

La más dura de las críticas, ha salido del seno del partido gobernante y más precisamente de la boca de Soraya Sáenz de Santamaría. Irónicamente se ha referido al apuro que esgrimen los independentistas, negando legalidad a las proposiciones, que intentan conseguir con urgencia la aprobación de leyes, que la vicepresidenta considera de tramitación ilegal. La vicepresidenta ha acusado a los protagonistas, del paso que se ha dado este martes en el Parlamento Catalán, de no permitir el debate, desconsiderando la opinión de los catalanes. #Cataluña #Independencia