La mañana del miércoles ha sido diferente para los diputados que se disponían a ingresar al Congreso. A pocas calles de allí, apenas una hora antes, fallecía, a los 68 años, Rita Barberá.

Muchos de sus compañeros no dudaron en detenerse ante los medios para manifestar sus condolencias a la familia y resaltar el lugar político que ocupó la ex alcaldesa, en la historia del PP. Sin embargo, el lugar de los medios de comunicación, ha sido también cuestionado ante la muerte de la senadora. Para muchos, las informaciones vertidas sobre Barberá ha sido producto de una “cacería”, en la que se atacó a la ex alcaldesa sin respetar la presunción de inocencia.

El caso Taula la reubicó en lo titulares periodísticos y el alejamiento, casi forzado del partido que la acunó, aún más. Dolors Montserrat, expresó su pena y manifestó que no se merecía este final, que sus últimos días habían sido muy tristes. Mientras, Rafael Catalá, actual Ministro de Justicia, apeló a la conciencia de muchos por las palabras e informaciones vertidas referentes a Barberá. Mariano Rajoy y hasta Pablo Iglesias, no dudaron en manifestar sus respetados a familiares y amigos. #Rita Barberá