El Ministerio de #Educación, Cultura y Deporte acaba de presentar el proyecto de real decreto que habrá de debatir en los próximos días con las Comunidades Autónomas. El borrador propone eliminar la temida prueba de selectividad tal como hoy se la conoce.

El nuevo plan prevé diferentes exámenes a lo largo de las etapas educativas. La prueba final de bachillerato consistirá en 350 preguntas tipo test con cuatro opciones para elegir como respuesta correcta. Los alumnos deberán aprobarla para obtener su título y continuar con los estudios.

El cuestionario estará diagramado en tres bloques, 200 preguntas destinadas a evaluar los conocimientos adquiridos en las materias troncales.

Anuncios
Anuncios

Para las materias optativas habrá 100 interrogantes y 50 para las materias específicas que serán elegidas por el alumno.

Las preguntas tendrán el formato conocido como multiple choice o elección múltiple con respuestas alternativas y semiconstruidas. Para evaluar la expresión escrita se utilizará el recurso de la respuesta abierta.

Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) establece en este nuevo ideario que la calificación final de ESO estará compuesta por un 70 % de la media de las calificaciones obtenidas en las materias cursadas y un 30 % por el examen final. Para bachillerato la ponderación será diferente, un 40 % constituido por la media de las materias cursadas y un 60 % por la evaluación final. Este porcentaje es el mismo que se implementa en la actualidad.

Anuncios

Los alumnos de ESO podrán presentarse con un máximo de dos suspensos, siempre y cuando no sean de Matemáticas y Lengua y Literatura de manera simultánea. No obstante, para poder hacer la prueba de bachillerato los estudiantes tendrán que tener aprobadas todas las asignaturas.

En el último curso de primaria la evaluación general no tendrá carácter eliminatorio, por lo tanto, el resultado servirá como orientación y diagnóstico entre estudiantes, padres y profesores.

La redacción y el control del examen correrá por cuenta del Ministerio. Las pruebas externas sí podrán ser aplicadas y calificadas por profesores que no pertenezcan a la función pública. Cabe mencionar que actualmente son funcionarios quienes están a cargo de la corrección de los ejercicios de Selectividad.

El Ministerio de Educación prevé realizar la evaluación final de primaria en el año 2016 y la de ESO y bachillerato en el 2017. Habrá dos convocatorias, se tendrá en cuenta para lograr el acceso a la universidad y no para obtener el título de Bachiller.

Anuncios

De qué depende el cambio

De no producirse modificaciones en el gobierno actual podrá implementarse esta reforma a partir del próximo año aunque estos cambios educativos no han sido visto con buenos ojos por la oposición. La mayoría de los partidos políticos, salvo el PP, UPN y UPyD firmaron, en su momento un acuerdo para derogar esta ley. Podemos ha comunicado públicamente su intención de anularla mientras que Ciudadanos considera que la educación española necesita otra clase de legislación.