Cuando empezaron las clases de los más pequeños, los niños se sentían "raros", fuera de su entorno natural.

Pasados unos días, la profesora, observando este hecho, dijo a los niños que se trajeran algún juguete u objeto de su casa, para así sentirse más cómodos en clase, ya que sería su segunda casa. La idea era que compartieran con el resto de niños ese juguete u objeto especial, aprendiendo así a ser generosos, sociables y respetuosos con y hacia los demás. Así se lo explicó a sus padres y a ellos mismos.

Los niños llevaron de todo, tazas para tomar leche, osos de peluche, muñecos de mil y una galaxia, caballitos multicolores, mantas especialmente acogedoras ...

Anuncios
Anuncios

Todo marchaba razonablemente bien, pero a la profesora le preocupaba especialmente un niño, Gerard. A este niño le costaba compartir. Le gustaba toquetear los objetos de los demás compañeros ..., jugaba con ellos y compartía ratos divertidos, pero si algún niño pretendía coger el suyo (un perrito extraño, como de medio lado y brazos abiertos ...), se comportaba de un modo arisco y grosero para impedir que nadie lo tocara.

Con el paso del tiempo, Gerard fue cogiendo más confianza dentro de la clase, pero también fue desarrollando una cierta prepotencia que no gustaba, ni a los compañeros, ni a la profesora. Había desarrollado la idea, y así se lo contaba al resto de compañeros, que él tenía derecho a usar los objetos y juguetes de los demás por ser estos normales y corrientes, pero el suyo era tan especial y personal que nadie más podía disfrutarlo y apreciarlo, salvo él.

Anuncios

Ante esta situación, la profesora decidió, aunque no le gustaba, empezar a recriminarle su actitud, ya que algunos otros niños se quejaban del no cumplimiento de las normas de la clase por parte de Gerard. Además, era consciente de lo injusta que era la situación para el resto de la clase y que poco a poco, el buen ambiente que se creó al principio del curso, se estaba convirtiendo en una tensión continua, que no se sabía en qué momento pasaba a ser una riña, ... cada vez, más dura.

Pero todo cambió cuando, uno de los días en los que la profesora regañaba a Gerard, este empezó a contestarle, con malos modos, concluyendo que a él nadie puede regañarle y que sólo hace caso a sus padres. Todos los niños se quedaron perplejos y mirando a la profesora. Esperaban ver lo que hacía a Gerard.

La profesora sabía que de su actuación dependía que aquella clase, que un día fue la envidia de todo el colegio, retomase el camino de la calma y respeto entre todos, o que llegase a convertirse en un lugar donde imperase la ley ( o no-ley ...) del más fuerte.

Anuncios

Ante esta situación, la profesora decidió castigarle, impedirle continuar con la utilización de las cosas de los demás, pero a Gerard todo le daba igual, él continuaba haciendo lo que quería, además de menospreciar a la profesora. Tan tensa llegó a ser la situación, que la profesora, impotente ante el reto del niño, levantó la mano y le dio unos cuantos azotes [VIDEO]. El tremendo lío y la consiguiente algarabia, atrajo la atención de otros profesores, los cuales se encontraban en la puerta justo el el momento en el que la desbordada profesora estaba azotando a Gerard.

Todos quedaron impresionados por la escena contemplada. Sabían de un problema [VIDEO], porque en alguna reunión la profesora lo había contado, pero no les gustó el modo en que se comportó esta. Inmediatamente se reunieron para intentar solucionar esto. se pusieron sobre la mesa distintas formas de arreglar la situación creada.

Entre algunas de las ideas estaban estas:

Despedir a la profesora, dejando a Gerard en su clase, porque se entendía que el problema era la profesora.

Espulsar a Gerard, dejando a la profesora con el resto de la clase, porque se entendía que el niño era el problema.

Despedir a la profesora, por sobrepasar los limites del colegio, y espulsar a Gerard, por aptitud anti-social y agresiva a los demás.

Crear un grupo que, escuchando a la profesora y a Gerard, intente solucionar el problema lo más satisfactoriamente para el colegio.

......

¿Hechas en falta algo entre esas ideas?, ¿alguien se acuerda del resto de niños?, ¿alguien ha caido en la cuenta de que ellos fueron las primeras victimas de Gerard?, ¿que ellos vivieron la escalada de tensión en primera persona?, ¿que ellos quedaron asustados ante el comportamiento de la profesora? ... #Europa #1-O

¿tu que piensas?