Anuncios
Anuncios

Comenzaré con una anécdota antes de ir al #Cine para ver una película española hace menos de una semana.

<< Estaba hablando con una amiga y le dije que iba a ver “La llamada”. Me preguntó qué película era, a lo que respondí que era una española. Ella me contestó: “vaya, si es española, no será muy buena…” >>

Esta anécdota la enlazo con el principio de la introducción del libro de Vicente Benet "El #Cine español. Una historia cultural" donde expone una cita de Eduardo Mendoza “ […] porque bastante malo es de por sí morirse para encima morirse viendo cine español”. La conclusión que he sacado es que el cine español está muy menospreciado y solo el hecho de que la película sea española hace que muchas personas no quieran verla.

Anuncios

Esto es, entre otras cosas, porque siempre lo relacionan con la misma temática, como por ejemplo los tópicos.

Otra causa es, que actualmente, las personas no asocian el término “calidad”, subjetivamente hablando, con el cine español. Así, por ejemplo, “Un monstruo viene a vermeen la cual el director es de España, muchas personas la identificaban con una película estadounidense. Y esto se debe a la subestimación de las personas españolas que trabajan en la industria del cine.

Javier Ambrossin y Javier Calvo, los directores de La llamada, han decidido apartarse de los temas típicos españoles. Pero no han sido los únicos, Eduardo Casanova más conocido por su papel como Fidel Martínez en la serie Aida, ha roto con la estética creando largometrajes (Pieles [VIDEO]). Así como en el siglo XX en la literatura, comenzaron a romper con todas las tradiciones creando obras con elementos más modernos.

Anuncios

Estos dos jóvenes han decidido mezclar esa tradición con el mundo moderno así como hizo la generación del 27. La encarnación de esta tradición podría ser la Madre Bernarda de los Arcos (Gracia Olayo) siendo una monja con ideales acordes con su edad y su profesión, en contraposición de María Casado (Macarena García) y Susana Romero (Anna Castillo) que son jóvenes que representan el mundo actual. Un ejemplo donde se puede ver esta diferencia es en el tipo de música que escuchan los personajes. El reggaetón escuchado y bailado por las dos jóvenes contrasta con la música que consumen las dos hermanas, que no conocen ninguno de los artistas que les presentan María y Susana. Otro ejemplo sería la representación de Dios que canta canciones de Whitney Houston, mezclando dos figuras icónicas que no están relacionadas entre sí.

Introducen embrollo amoroso entre Milagros y Susana, siendo doble impacto, una pareja de dos chicas siendo una monja una de ellas. Actualmente, el que haya parejas homosexuales en las películas y series está medianamente normalizado pero al ser una monja hay algunas personas que les chocó.

Estos últimos ejemplos, según opiniones que he oído sobre la película, les han impactado, siendo uno de los elementos que convierte la película en surrealista.