Esta es la peor cosa que el #Papa Francisco podría hacer durante su visita a Colombia del 6 al 10 de septiembre: que haga otro llamamiento inútil para la paz y la reconciliación en la vecina Venezuela.

Eso es exactamente lo que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, espera. A #Maduro le encantaría ver que el Papa reitera su llamamiento para un "diálogo nacional" para resolver la crisis política y económica de Venezuela. Ayudaría al hombre fuerte de Venezuela a alejar la atención internacional de sus últimos pasos para convertir a su país en una dictadura completa. En ese aspecto, en la Iglesia ya tenemos muchos años de experiencia.

Anuncios
Anuncios

En las últimas semanas, Maduro ha fulminado efectivamente a la Asamblea Nacional del país, que la oposición había ganado por un movimiento de tierra a pesar de los trucos sucios del gobierno en las elecciones legislativas de 2015. Maduro creó su propio supercongreso, que él llama la Asamblea Constituyente, cuyos legisladores elegidos a mano tienen el poder de reescribir la Constitución y reemplazar a la Asamblea Nacional elegida democráticamente.

Uno de los primeros pasos de la Asamblea Constituyente de Maduro fue ordenar el despido de la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, una ex partidaria del gobierno que denunció la inconstitucionalidad de la asamblea. Desde entonces ha huido del país.

Además, la Asamblea Constituyente ha iniciado una investigación sobre el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, un líder de la oposición, por presuntamente alentar las sanciones financieras estadounidenses contra Venezuela y sus líderes.

Anuncios

La Asamblea Nacional y el ex procurador general fueron las últimas instituciones independientes de Venezuela.

El Vaticano ha sido en parte responsable del golpe lento de Maduro. Durante más de un año, mientras más de 120 personas morían y cientos resultaban heridas y arrestadas en las protestas callejeras, Francisco pedía la paz, en lugar de denunciar las violaciones sistemáticas de Maduro de la constitución y su terminación de los últimos vestigios de la democracia.

A principios de este año, Francisco empeoró las cosas, cuando no criticó explícitamente el voto público de Maduro, de convocar a su Asamblea Constituyente. Durante cinco meses, Francisco no se unió a los países latinoamericanos, la Unión Europea y los Estados Unidos para exigir que Maduro cancelara sus planes para crear su Asamblea Constituyente.

Francisco solo hizo eso el 4 de agosto, el mismo día en que Maduro inauguró la asamblea. Pero era demasiado poco y demasiado tarde.

Anteriormente, Francisco había apoyado una desastrosa misión de mediación en Venezuela, encabezada por el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, quien se encontró como emisario de Maduro en lugar de mediador.

Anuncios

La comisión de mediación, que también tenía una bendición estadounidense, solo ayudó a Maduro a ganar tiempo mientras demolía lo que quedaba de las instituciones independientes de Venezuela.

Mientras profesaba negociar, Maduro tomó cientos de prisioneros políticos y cerró estaciones de radio y televisión antes de moverse contra la Asamblea Nacional y el ex procurador general.

¿Qué debería decir el Papa sobre Venezuela durante su viaje a Colombia? Obviamente, la respuesta es harto difícil. El caos político y económico de Venezuela ha creado una oleada de refugiados en Colombia, que está haciendo titulares de titulares.

Más de 25.000 venezolanos cruzan a la ciudad fronteriza colombiana de Cucuta todos los días para comprar alimentos básicos, y muchos de ellos se quedan en Colombia para escapar de la creciente violencia y una tasa de inflación anual estimada en 720 por ciento, la más alta del mundo. Este éxodo ha llevado al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, a intensificar sus críticas a Maduro, a quien había llamado "mi nuevo amigo" y ahora llama a un dictador.

En Colombia, el Papa debe basarse en su declaración del 4 de agosto sobre Venezuela, en la que llamó a "crear las condiciones para una solución negociada" en Venezuela.

El Papa debe decir sin ambigüedad que, para hacer frente a tales condiciones, Maduro debe permitir un tribunal electoral independiente para que los venezolanos puedan tener elecciones libres y justas, liberar a los casi 600 presos políticos, desechar la Asamblea Constituyente y restablecer los poderes constitucionales de la oposición Nacional Asamblea.

"El Papa Francisco necesita hacer las cosas bien después de haberse involucrado en una negociación fallida", dice Carlos Vecchio, exiliado líder político del Partido Voluntad Popular de Venezuela. "Tiene una deuda pendiente con Venezuela".

Francisco debe explicar los pasos concretos a Maduro para iniciar un proceso que puede conducir a elecciones libres y justas en Venezuela. Cualquier otra cosa será un respaldo tácito de los movimientos de Maduro para tomar el poder absoluto.