Como dijo la Iglesia de #Cienciología (Scientology) en su anuncio en el New York Times acerca del Documental de Alex Gibney, HBO,la libertad de expresión no es un pase libre para difundir o publicar información falsa”.

Más de dos años después de que Alex Gibney, Lawrence Wright y HBO comenzaron a trabajar secretamente en su película, que ha glorificado a mentirosos reconocidos y expulsados desde hace tres décadas de la Iglesia, el resultado unilateral del documental es tan deshonesto como las fuentes de Gibney.

Unilateral, obsoleto y desacreditado

La Iglesia tiene evidencia documentada de que los que figuran en la película de Gibney "#Going Clear" han estado haciendo acusaciones obsoletas ya desacreditadas y que son admitidos mentirosos y profesionales anti-Scientologists cuya vida depende de hacer afirmaciones y declaraciones falsas.

Anuncios
Anuncios

Todos han pasado tanto tiempo fuera de la Iglesia que hoy no saben nada de ella.

Gibney admitió recientemente que él eligió intencionalmente ex-cienciologos descontentos para las entrevistas, y que deliberadamente evitó entrar en comunicación con la Iglesia durante los dos años que pasó trabajando en la película. Dijo: "Me centré en los disidentes de la Iglesia y sólo llegué a la iglesia al final del proceso".

Una vez que Gibney informó a la Iglesia que su película estaba hecha, él rechazó cualquier información de la Iglesia, incluso para reunirse y entrevistar a 25 personas que llegaron a Nueva York para verlo por invitación del abogado de HBO. El resultado es propaganda hecha para televisión, fabricada a través de una compañía de entretenimiento.

Mentiras comprobables

El programa de televisión de Gibney está lleno de mentiras comprobables. Un ejemplo ilustrativo: Una denuncia de escuchas ilegales de teléfono que nunca sucedió.

Anuncios

No hay una pizca de evidencia o corroboración que haya aportado Gibney, soltando conscientemente e irresponsablemente esta afirmación falsa. Además, Gibney ni siquiera le preguntó a la Iglesia acerca de ello. Cuando la Iglesia escuchó por primera vez esta acusación, hubo negaciones inmediatas de las partes supuestamente involucradas.

Todo lo que Gibney tenía era una demanda hecha por un solo individuo cuyo registro incluye dos arrestos, así como la admisión de perjurio, la obstrucción de la justicia y una serie de mentiras bajo juramento. Este individuo indigno de confianza ha estado inventando historias sobre la Iglesia durante años, pero en todo ese tiempo nunca antes había dicho una palabra sobre este último mito. Es obvio que se le acabaron las mentiras, así que se le ocurrió una nueva.

Cosa juzgada

Otra mentira más involucra el llamado "abuso del clero" de Gibney que comenzó y terminó en un tribunal federal antes de que Gibney incluso grabara a uno solo de sus parlanchines. Un tribunal federal descartó las reclamaciones como sin mérito y ordenó a los demandantes (que también son fuentes de Gibney) pagar a la iglesia $ 42.000 en los costos judiciales.

Anuncios

Un tribunal de apelaciones federal acordó por unanimidad, señalando que los demandantes "disfrutaban" de su tiempo en la Iglesia.

Tantas advertencias puestas a un documental

Debido a las mentiras y preguntas planteadas por la Iglesia sobre la exactitud y la imparcialidad de la película de Gibney, los productores en el Reino Unido se vieron obligados a agregar numerosas exenciones de responsabilidad que reflejan la naturaleza desacreditada de las fuentes en que se basó.

Un medio de comunicación comentó que nunca había visto tantas advertencias añadidas a un documental.

Entre otras, las declaraciones de renuncia incluyen una declaración que reconoce la posición de la Iglesia de que las acusaciones hechas en la película de Gibney provienen únicamente de ex-cienciólogos desacreditados con muchas evidencias probadas, incluyendo que al menos uno de ellos "tiene una historia de falsas acusaciones contra la Iglesia".

La Iglesia nunca buscó un trato especial de Gibney y HBO, sólo un trato justo. Gibney y HBO bloquearon 14 solicitudes de la Iglesia para ofrecer información relevante, con más de 25 personas con información de primera mano con ganas de hablar.

Ni HBO ni Gibney alguna vez respondieron a las tres docenas de cartas de la Iglesia pidiendo una oportunidad para responder o solicitar corrección de errores de hecho en la película.

Documental propangandistico

Que Gibney, el coproductor Lawrence Wright y HBO han encubierto intencionalmente hechos relevantes que desacreditaban sus fuentes, habla mucho de sus agresivas agendas y el prejuicio que tienen hacia las personas de cualquier fe que no lleven su sello de aprobación.

Cabe señalar que Gibney es un cineasta de propaganda con una agenda, no un periodista interesado en ser justo u objetivo.

Gibney escogió los ex-cienciólogos expulsados y desacreditados (por la iglesia) para apoyar su propaganda. Millones de feligreses en todo el mundo que no los representan fueron intencionalmente ignorados.

Cienciología es otra cosa

La mayor desventaja de “Going Clear” es la cantidad de película que sencillamente tergiversa lo que es Cienciología. Cualquiera que busque en la pagina oficial de scientology org encontrará la imagen real.

Scientology ha visto la mayor expansión en la última década que en los 50 años anteriores combinados.

Sus 11.000 iglesias, misiones y grupos afiliados iluminan ahora cada parte del mundo, mientras que Scientology ha abierto más de 40 iglesias ideales que abarcan seis continentes desde 2004, con su más reciente en Basilea, Suiza, Bogotá, Columbia, Tokio y Milán, Italia.

Sus programas humanitarios [VIDEO] y sociales afectan vidas en 167 países.