Hacía un par de años que se venía rumoreando que Hollywood estaba preparando una adaptación cinematográfica de Death Note, el grandioso anime estrenado en 2006 , que cuenta con tres Live Action. El tiempo pasó y, finalmente, el pasado viernes se estrenó por Netflix esta esperada versión estadounidense que resultó inmirable.

Seguramente, habrá quienes defiendan esta peculiar adaptación, un público que no ha visto nunca el anime ni leído el manga escrito por Tsugumi Ohba, por lo que no supieron entender lo que realmente estaba pasando frente a sus hijos: un desastre que podría ser catalogado como el hermano gemelo de Dragon Ball Evolution, otra penosa adaptación norteamericana de un popular anime.

Anuncios
Anuncios

Si todavía no has tenido la desagradable experiencia de ver la versión de Death Note de #Netflix te advierto que vienen spoilers a continuación.

Light y L irreconocibles

A mi entender, la personalidad de Light Yagami como la de L fue lo que hizo tan grandioso al manga y le valió su adaptación al anime (realizado por el popular estudio Madhouse) ¿A quién se le ocurrió modificar esa fórmula? A Netflix. En este nuevo Live Action, estos dos personajes fueron modificados totalmente. Tanto que pareciera que no se trata de una película de Death Note.

Light: el popular e inteligente estudiante que se convertirá en Kira, ese dios de la muerte que hizo temblar al mundo, es un nerd… Sí, un nerd looser que debe lidiar con el asesinato de su madre y está profundamente enamorado de una porrista de su escuela.

Anuncios

Gracias al Death Note transforma su mundo en algo muy parecido a “Destino final”, ya que Ryuk se vuelven su matón personal.

L: Este es el que más ha cambiado ¡L es afroamericano! Y no solo eso, anda encapuchado (parece que te robará la billetera) y presume de una inteligencia que parece no tener. Este L norteamericano pierde la paciencia con frecuencia, sale corriendo armado dispuesto a matar y parece tener problemas mentales. Podrás oírlo gritar y verlo llorar de rabia ¡Cómo si el muy condenado estuviera actuando con nuestras emociones al verlo actuar!

La dinámica entre estos dos personajes en esta versión de Death Note prácticamente es nula. Hablamos de que no encontrarás en este Live Action esa disputa atrapante. No, aquí el L de color llega y dice “tú eres Kira”, como si se lo sacará del sombrero. Lejos de querer disimular, Light nerd se expone frente a su acusador, temblado de los nervios.

No, tampoco respetaron a Misa Amane

La hermosa idol Misa Amane, enamorada y fiel devota de Kira, también perdió toda característica que hacía reconocerla.

Anuncios

Más allá del cambio de apellido (es Sutton, no Amane), esta Misa es porrista, y no de las mejores porque el único que suspira por ella es Light. Ni siquiera le llamó la atención al L afro. Si bien es linda, no tiene ni una pizca de sensualidad. O al menos no la representa en el film.

De enamorada, esta versión de Misa, no tiene nada. Solo está obsesionada con el Death Note, y por este interés crea una relación con Light nerd. Basta decir que planea asesinarlo con tal de ser la nueva dueña del mortífero libro Shinigami. Su participación es irrelevante en esta adaptación.

¿Y Ryuk?

El shinigami es otro que sufrió cambios. Se podría decir que los del tiempo, ya que aparece medio gordo y arrugado. Al mejor estilo de pelicula de terror, aparece en rincones oscuros, haciendo oír su tenebrosa risa mientras todo gira en el cuarto. Es todo lo que hace mientras no anda matando gente en nombre de Kira.

Esta no es la única mala crítica que de seguro que leerás sobre esta pésima versión de Death Note. De hecho, lo más seguro es que en el futuro leas más: Netflix tiene en mente realizar dos películas más ¡Desastroza parte II y III! #DeathNote #LiveAction