Cinco atentados, más de 200 fallecidos

Entre los pasados 9 y 10 de diciembre hubo en diferentes ciudades del mundo cinco importantes atentados que dejaron un saldo de más de 200 muertos y centenares de heridos. A pesar de la relevancia que estos datos deberían tener, mucha gente se ha despertado hoy sin saber lo que ha ocurrido durante el fin de semana, y, con suerte, algunos se habrán enterado de lo acontecido en Estambul (por dos razones que le han otorgado a este ataque mayor importancia que al resto: es la ciudad más 'cercana' a nosotros, y el ataque se produjo frente a un campo de fútbol)

Esta realidad deja entrever una vez más que para los medios de comunicación hay muertes más importantes que otras.

Anuncios
Anuncios

La importancia de la información

La cobertura que se ha dado a los atentados ha distado mucho de la que se hubiera llevado a cabo si los ataques se hubieran producido en alguna ciudad de Estados Unidos o de Europa occidental.

No lo digo por decir. Todos recordamos telediarios enteros dedicados al ataque a la maratón de Boston o al de París en noviembre del año pasado. Y está bien que fuera así. Hasta ahí ninguna crítica. No creo que ninguna otra noticia pueda eclipsar a las masacres llevadas a cabo por unos radicales que pretenden coartar la libertad de todo aquel que no piense como ellos.

Y, si bien no soy muy partidario de los hashtags, ni de las banderas en las fotos de perfil de las redes sociales tras una tragedia, ya que creo que no sirven para nada, tampoco me parece mal que quien lo considere oportuno decida dar su apoyo de esa forma a familiares y amigos de las víctimas.

Anuncios

Lo que me ha sorprendido es no ver ni una bandera turca o egipcia en Facebook. No he visto un #PrayforTurkey/Egypt/Somalia/Yemen/Nigeria.

Nadie está comentando hoy algo tan impactante como es el hecho de que los muertos de Nigeria, por ejemplo, fueron producidos por dos niñas bomba de 7 y 8 años que fueron secuestradas y obligadas no solo a morir, sino a morir matando.

Es curioso porque hace poco más de un año todo el mundo tenía una opinión, unas palabras de afecto para con los franceses... Y ayer el ataque más sonado (nunca mejor dicho) fue el recibido por un adolescente que tras tocarle los huevos a un repartidor, recibió un reparto en la cara.

Y, sin embargo, esto no pretende ser una crítica a esa doble vara de medir de la población. Son los medios de comunicación los que deciden si una noticia es lo suficientemente relevante como para copar las portadas de los periódicos o llenar los telediarios. La responsabilidad de los medios es tan grande en estos casos que, consciente o inconscientemente, están mandando el siguiente mensaje: hay ciudadanos de primera y de segunda.

Permitidme no estar de acuerdo. #Boko Haram #Estado Islámico