Ni la erupción del Vesubio en Pompeya, ni el tsunami que asoló a Tailandia, ni la mayor de las películas catastrofistas sobre un futuro no muy lejano han sido comparables al fenómeno viral con el que cerramos este ciclónico 2016, la agresión a un youtuber que se convierte en viral y el mundo se detiene.

Por toda la red, podemos ver escenas de maltrato a mujeres, a niños, insultos y agresiones por razones de odio, de sexo, trata de personas, corrupciones políticas, y el mundo sigue girando. Tocan a un miembro de esta neotribu digital y se monta la marimorena. Está claro que las prioridades informativas de los medios de comunicación no van en consonancia con los problemas reales de la #Sociedad.

Pero la pregunta que realmente muchos se hacen es ¿por qué esta violenta situación no ha ocurrido antes, si este personaje ha gastado bromas mucho peores? Y, es más, ¿le ha ocurrido esto a otros #Youtubers? Mr. Gran Bomba es uno de los cientos de jóvenes que se apuntó a la moda de realizar videos chistosos y colgarnos en su canal de Youtube. Hasta que se pasó de la raya. Un joven que estaba dispuesto a dejar el anonimato y convertirse en una estrella de las redes. Un joven, que no sabemos si tiene algún estudio, pero que no le han hecho falta para tener miles de seguidores. Seguidores por cierto, que se pagan a precio de oro. Vemos como Internet no es selectivo con sus participantes. Cualquiera puede subir tan alto, que su caída será aún más sonada.

El ser youtuber hoy día se ha convertido en la “profesión” de moda. Y como toda moda, tiene su final. De ser un “ejemplo” a seguir de muchos jóvenes a convertirse en la escoria de los mismos. Un día eres el héroe y al siguiente el villano del cuento. Pero no solo dicho youtuber se jacta de sus videos y bromas, muchos otros llevan haciéndolo desde el origen de los tiempos en la red. Y tened claro, que llegará su momento. Su momento de cerrar.

Sin embargo, si consideramos que el ser youtuber es una profesión de éxito y riqueza, también debemos considerar que el pensamiento humano está en el camino de su ocaso. Al igual que la vida de estos seres que deambulan por las redes, el ocaso de ser humano también llegará a su fin. Como la cíclica vida terrenal de la que hablaba Nietzsche. No está claro cuando ocurrirá, pero el fin de los tiempos llegará.

Por tanto, como la historia nos ha enseñado a lo largo de los siglos, creamos ídolos que más tarde condenamos. En los 80´s fueron las bandas de rock, en los 90´s los disyóqueys, en los 00´s los bloggers… todo lo que sube baja, a cada cerdo le llega su San Martín… y demás refranes castizos. La vida de un chiste es corta y si deja de hacer gracia, muere. Queridos youtubers, gracias por venir y “bien viaje”. #YouTube