Te juro que existen, yo los he visto, están por todos lados, algunos son familiares, otros amigos y hasta desconocidos. Algunos por envidia y otros porque, simplemente, así son.

Los han denominado de muchas maneras: chupadores de #energía, vampiros energéticos, ladrones de energía, saqueadores energéticos, etc. Son nombres con mucha fantasía en sí y tal vez impiden que se tome el tema con la seriedad que requiere.

Ahora bien, me gustaría escapar de toda metafísica para hablar en un lenguaje común.

Las personas absorbentes, como a mí me gusta llamar a los “saqueadores energéticos”, son aquellos que por alguna razón se sienten víctimas de la sociedad o las personas y generalmente atraen la atención dando pena, se dice que son unos perfectos sociópatas.

También, suelen ser sumamente sociales, brindan ayuda, o sea, adoptan una fachada amigable y bondadosa en la que esconden su verdadera naturaleza. Se cuelan en la vida de otras personas con facilidad, pero ¡ten cuidado!, una vez dentro de tu vida será muy difícil apartarlo, dado que se irá aprovechando de todo lo que tú puedes brindarle y ahí es cuando te conviertes en su principal fuente de nutrición.

Si eres fuerte y puedes detectar a esta persona, ponte firme, una vez que descubra que ya no podrá saquear nada de ti, irá corriendo en búsqueda de otra víctima con las mismas armas reutilizadas: victimizándose y apelando a la lástima.

También como dije en un comienzo, existen personas que se comportan de esta manera sin intención de aprovecharse de nadie. Los niños y ancianos, por ejemplo pueden absorber nuestra energía por el nivel de cuidado que requieren y ellos, de más está aclarar, no pretenden aprovecharse maliciosamente de nadie.

Los consejos de los especialistas son siempre los mismos, observa a la persona, su mirada te dirá mucho sobre su naturaleza, observa cómo se comporta y siempre mantente alejado.

Hoy gracias a las redes sociales podemos conocer un poco más a fondo la naturaleza de las personas y una absorbente de manera negativa sucumbirá ante la masificación de las redes y desplegará sus oscuros artilugios generando lástima o mostrándose como una víctima, relatando fantasiosas e increíbles historias, que en algunas personas causarán tanta pena, que abrirán las puertas de su corazón.

Se cree que el ideal de vida es vivir en armonía y para ello, será sumamente importante que tengamos una fuerte inteligencia emocional para saber a quién si a quien no les abrimos la puerta de nuestra vida. #Salud #bienestar