Decir que Donald Trump es arcaico podría ser puesto en duda. Ciertamente, un “xenófobo populista” es algo que se parece más a un líder de finales de los años 30’, o principios del año 2000.

Anuncios

Pero por ser considerado por muchos un “xenófobo populista”, es precisamente que podemos entender el éxito de #Donald Trump. Lo primero que debemos entender es que Trump encendió la polémica y esto es importante en el mundo del #Internet y las redes sociales..

Anuncios

La mayoría dirá que sí, que efectivamente Trump es un candidato indebido, inapropiado e imprudente. Pero ¿acaso no lo son muchos de los artistas que siguen los jóvenes de hoy en día? Trump dio un espectáculo basura, a gente que está acostumbrado a ver esto todos los días de su vida, cuando prende su ordenador o se conecta por el smartphone.

La gente está polarizada

El mundo de las redes sociales no es precisamente sinónimo de aceptación. Todo lo contrario, en él convergen las posturas policías e ideológicas más extremas, hilarantes y definidas. Las ideas absolutas están de sobra y la gente allí defiende a capa y espada lo que cree. Todo el mundo opina sin fundamento en esta “rebelión de las masas”.

Lo que hizo Trump fue parecerse a todo eso, pero desde su perspectiva. El magnate supo meterse en la psiquis, con palabra simples, criticas duras, caras cómicas y cero estadísticas. EEUU se cansó de los líderes de siempre, del “voto latino” de CNN y demás sensibilidades hippies. Queda demostrado que en el internet también hay mucha gente de derecha..

Anuncios

Además, en el internet hay mucho prejuicio también. ¿Está mal eso de prejuiciar o es una operación de la mente? Todos estábamos pendientes de lo que los millennials tenían que decir, todo el discurso feminista, el tema del populismo. El internet es populismo en estado puro, aunque parezca un asunto distinto.

Mayor presencia en internet

Lo cierto es que más de 300 medios tradicionales estuvieron a favor de Hillary. Donald Trump fue mejor empresario, por que invirtió mucho menos dinero en su campaña. Lo mejor es que apareció más en internet, para bien o para mal y siempre mantuvo los focos puestos en él. Se atrevió a decir cosas que la gente piensa y calla por temor a ser juzgados de intolerantes. Además, se expuso al Twitter, se expuso al Facebook, lo vapulearon, pero estuvo más.

Lo mejor es que Trump, odiado por el multiculturalismo y la juventud soft, tiene 13,4 millones de seguidores en el Twitter. Y con cada disparate o verdad hiriente gano más.

Es el presidente que tiene los casinos, que financió el Miss universo, que apareció en un feudo en la WWE y hasta un reality show hizo.

Anuncios

¿Qué más actual que eso? Desde esta perspectiva del showman, Trump no parece un líder tan anticuado como se le quiere hacer ver.

El mundo se cansó de la izquierda

En internet hay mucho hippie. Pero hasta ellos entienden algo de lo que pasa con sus bolsillos. La gente se cansó de la izquierda, los Castros, Hugo Chávez y el discurso polémico del otro lado. Necesitábamos un jalòn hacia el otro lado y esta sacudida a mi me parece normal.

El mensaje Trump tocó al pobre, pero también al clase media. Toco al americano nacido en suelo estadounidense, al blanco, a las mayorías que habían sido olvidadas por CNN. La derecha ha vuelto y quizás era necesario. Vendràn tiempos distintos y la izquierda volverà en algùn momento por que todo es cìclico en la historia.

Lo que sí demostró Trump es que para ganar elecciones en estos tiempos, lo importante no es estar en el televisor, sino en el internet. En el internet hay que ser rápido, conciso y claro. Trump así fue. No culpemos al jugador, sino al juego por favor. #Estados Unidos