El día viernes 25 de noviembre de 2016, falleció a sus 90 años de edad el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruth. Así lo hizo saber al mundo su hermano y actual presidente cubano Raúl Castro, mediante un emotivo mensaje de televisión.

Un hombre polémico, líder indiscutible, estadista y revolucionario, odiado por unos y amado por otros. Dedicó más de la mitad de su vida - 49 años - a gobernar a su país. Lo hizo en las condiciones más adversas que el gobernador de un país alguno haya podido tener, gobernar en un país con bloqueo económico. Fidel Castro estuvo al frente de #Cuba como mandatario de ese país fungiendo de Primer Ministro (1959-1976) y presidente (1976-2008). También fue Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias durante el mismo período.

Llegó al poder tras derrocar la dictadura de Fulgencio Batista, mediante un enfrentamiento armado en el año de 1959. Desde entonces, intentó hacer de Cuba un país de regimen Comunista, pasos que le hicieron ganar casi de inmediato la enemistad de los poderes económicos mundiales y, muy especialmente, el de los Estados Unidos, que en el año 1960 tras las expropiaciones de algunas empresas norteamericanas decide aplicar las medidas de embargo en lo económico comercial y financiero contra esa nación.

El estilo duro de gobierno de Fidel Castro obligó a muchos cubanos a querer abandonar la isla, por lo que miles de ellos comenzaron un proceso de emigración que ocasionó muchos muertos y, por consiguiente, el odio de muchos cubanos que hoy en día hacen sus vidas principalmente en la ciudad de Miami de los Estados Unidos.

El embargo trajo consigo efectos perversos sobre el pueblo cubano. Efectos que habían de esperarse: hambre enfermedad y muerte. A pesar de este embargo y a los más de 900 atentados contra su vida, el gobernante cubano logró sobrevivir a el llamado Período Especial.

Mientras que el país comenzó a recuperarse del shock que supuso la disolución de la Unión Soviética como su principal apoyo político y económico, Castro destacó en alocución al mundo, lo que supuso mantener en esta época, importantes indicadores sociales a los niveles de países del Primer Mundo, como la educación y la mortalidad infantil. El fin del período especial fue progresivo, desde 1995 hasta 1997, y en estos años se superaron los duros obstáculos de una sociedad asediada y en ruinas.

Por un lado, quienes odian al desaparecido líder cubano tienen sus razones. Por otro, quienes le aman tienen las suyas. Entonces, como él mismo lo dijo, veamos si la Historia le absolverá. #FidelCastro #RevolucionCubana