Ante la quiebra de #Bankia el Gobierno español invirtió 53.553.000.000 € en su #rescate; es decir, más de cincuenta y tres mil millones de euros. Se dice pronto... La cifra no ocupa ni el tercio de una línea. Pero piensen en lo que le cuesta a un español ganar 1.000 €. Ahora piensen, no en 1.000, sino en un millón de euros, y luego otro millón, otro, otro y otro... hasta 53.553 millones. Siento hacer tanto vaivén en la cifra, no es que piense que mis lectores no la entiendan, es que no la entiendo yo.

#Rajoy, el presidente más ilustrado de la historia de España, tuvo la revelación de inyectar ese dinero en el sector financiero para que la banca no pereciera; banca sostenida con el dinero de los contribuyentes. Zapatero ya había comenzado el rescate en 2008, aunque en menor medida, pero también con dinero público. ¿Dónde fue a parar ese dinero? No solo quiebra una entidad sostenida con nuestro dinero, sino que además debemos pagar su rescate nosotros, suponiendo durante el gobierno de Rajoy el rescate más caro en la historia de España. En 2015 se hacía eco la noticia de que el dinero invertido había destrozado el déficit y aumentado la deuda pública, el dinero que hubiera ido para sanidad, educación, indemnizaciones y pensiones. Resumiendo, los ciudadanos financian con sus impuestos a la banca y, cuando se quedan sin trabajo y sin ahorros por culpa de la misma banca que ha provocado la crisis, sufren los desahucios y el deber de pagar el rescate de su propio dinero. Es de locos, los locos en España.

En pleno debate electoral entre Rajoy y Rubalcaba, emitido en RTVE en 2011, nuestro presidente recriminó a su opositor que: "los únicos que han aportado dinero a las entidades financieras, bancos y cajas de ahorro, han sido ustedes". Y aseguró con su habitual tic facial de mentiroso compulsivo que: "Yo, desde luego, no pienso dar ni un solo euro de dinero público." Para morirse de risa.

Es cierto que todo eso, en mayor o menor medida, ya lo sabíamos. Los ciudadanos que siguen votando al partido que continúa robándoles... también lo saben. Que tenemos una mafia gobernando según sus intereses económicos privados y que el pasado 26J sufrimos un fraude electoral con millones de votos robados... también lo sabemos. Sin embargo, la noticia de hoy es otra: esa cantidad de dinero público invertido en Bankia no se va a recuperar. El Banco de España admite que en todo este tiempo solo se ha recuperado un 5%, 2.686 millones de euros. El resto se ha dado por perdido. Por ello se tomará de cada contribuyente español aproximadamente 550 € para saldar parte de la deuda pública. ¡Oye! Y que Soria pensara cobrar 18.600€ al mes libres de impuestos...

Y a todo esto nos preguntamos, ¿es culpa del Gobierno español que los españoles cada vez tengan que regalar más dinero a la nada? ¿Es su culpa que cada día perdamos más derechos, más oportunidades de tener una vida digna? ¿O son los votantes los que, por la manipulación y el miedo infundado, permiten que ocurra? ¿Podríamos imaginar un país sin un gobierno que emplee tal cantidad de dinero en sanidad, becas completas, ayudas de movilidad, subida de salarios y pensiones? ¿Nos imaginamos una vida en la que un trabajo de media jornada dé para vivir con dignidad, como se vive en países como Suiza, Noruega u Holanda? Desde luego, jamás estaremos a esa altura con un presidente que llegó a ser Ministro de Educación necesitando un logopeda para ser entendido (por supuesto, pagado también por los contribuyentes).