Estimado Sr. Francisco Rivera Ordóñez:

Vivimos en un país donde cada día despertamos con un nuevo debate en nuestras tertulias televisivas, cafeterías, bares, lugares de trabajo y centros docentes. También es un hecho que usted, en tanto que desempeña una de las profesiones más polémicas de nuestro país (para orgullo de muchos y vergüenza de tantos), debe lidiar con mucho más que un toro bravo desde el alba hasta que anochece.

La decisión de continuar con su tradición familiar de practicar lo que con orgullo llama su arte mientras sostiene a su hija, no se trata de un acontecimiento que trascienda más allá de la legitimidad o ilegitimidad de su profesión, la cual no nos ocupa en estas humildes líneas.

Anuncios
Anuncios

Usted ha declarado hoy tras ser citado en la Fiscalía de Menores de Sevilla que las críticas recibidas representan un “ataque brutal al toreo, cuando resulta evidente, que un gran número de aficionados a su mundo son padres que nunca pondrían en peligro a sus hijos e hijas en un trabajo de riesgo, del mismo modo que ningún forofo de la Fórmula 1 en su sano juicio consideraría adecuado que Fernando Alonso pilotase su bólido con su bebé frente al volante.

“Ha querido ponerse una medalla y decir que sirve para algo. Pues no, no sirve usted para nada”.

Estas han sido sus palabras para el Defensor del Menor de Andalucía al trasladar el asunto relacionado con su fotografía de Instagram a la Fiscalía.

Anuncios

Lo cierto es, Sr. Rivera Ordóñez, que el Defensor del Menor es una institución que protege derechos de personas como su hija, a quien decidió someter a una situación de riesgo innecesaria.

Como padre (quien le escribe no lo es), debería considerar si las costumbres deben primar sobre la seguridad de una niña que también es carne de su carne. Una tradición debe servir para unir y no para separar, aquel animal podría haberle alejado de su hija para siempre, pues como bien sabe, hasta el más diestro comete errores, errores que pueden costar vidas que apreciamos mucho más que la nuestra. #Redes Sociales #Famosos #Infancia