En el pueblo vallisoletano de Tordesillas ha tenido lugar, como se viene haciendo desde el Medievo, el #Toro de la Vega. Destaca más que nunca por su salvajismo y brutalidad, lo que ha generado en toda España el lema: “Antes muerto que vivir en Tordesillas”. Cierto es que, lejos de destacarse por algo trascendental, Tordesillas solo se conoce por este inviable evento anual que despierta a nivel internacional la sensibilidad de animalistas y otros seres con sentido común.

El festejo en 2015 ha destacado por la falta de autoridad del cuerpo de seguridad, quien se mantuvo al margen de las disputas entre simpatizantes y detractores.

Anuncios
Anuncios

Los activistas casi sufren la embestidura del desorientado animal dirigido por los mozos, y sufrieron brutales agresiones por parte de los eufóricos y virulentos turresilanos, incapaces de reprimir la violencia que tanto llevan por bandera.

Un damnificado fue Pello Morianes, reportero de El programa de Ana Rosa, que recibió un fuerte impacto con una lanza, primero en la mano, y luego, en la cabeza. Asimismo los turresilanos cortan el cable de la unidad móvil para impedir la retransmisión: “¡¡Déjenos hacer nuestra matanza!!”, decía uno de ellos. Morianes ha viajado en el tiempo al Medievo, y allí ha sido agredido por nuestros antepasados carpetovetónicos que han cambiado sus taparrabos de piel de tigre por pañuelos de rojo carmesí. El periodista aseguraba en la conexión: “Todavía estoy temblando, me tiemblan hasta las manos”.

Anuncios

“Tordesillas, lugar privilegiado” es el eslogan que su página web dedica al turismo, lo cual no puede ser más cómico para los foráneos conscientes de la mentalidad de sus rústicos habitantes. Ingenuos ciudadanos de Tordesillas, deben saber que nadie en su sano juicio desea presenciar un reguero de sangre en sus vacaciones.

Finalmente Rompesuelas ha muerto media hora después de su salida, pese a haber intentado evitarse con 120.000 firmas por parte de PACMA, con la multitudinaria #Manifestación bajo el lema Rompe una lanza o con el Rock In Vega. Y es que ni siquiera atienden a las reglas, pues el burdo torneo se ha considerado nulo porque el jinete que dio muerte al toro no respetó las reglas. El entendimiento de los asistentes a esta fiesta es tan medieval como la tradición que la provoca.

Sin duda es triste que rechacen un concierto gratuito donde participaba más de un centenar de artistas internacionales como alternativa. Pero más triste e irracional es el gozo de ver a un animal agonizante, de divertirse clavando lanzas en un cuerpo sangrante de 640 Kg.

Anuncios

Quizá sea una fiesta a la altura de la mentalidad que allí habita. Quizá todo se resuma con las palabras de un defensor de esta fiesta, Martín Arias, y con ella quizá lo entendamos todo: “Ritos como el festejo del Toro de la Vega encauzan la violencia. Los animalistas deben comprender que la ausencia de este festejo lo pagarían las mujeres del pueblo.”

Tordesillas, lugar de la irracionalidad, es, en definitiva, la vergüenza de los españoles en septiembre. #PSOE