Anuncios
Anuncios

En el 2011, Eli Pariser publicó en los EE.UU. el libro [VIDEO]El Filtro Burbuja”, hemos tenido que esperar seis años para verlo publicado también en España. Paradójicamente, un libro que habla de temas relacionados con la informática, tiene tanto o más valor ahora mismo que cuando fue escrito.

Falsas noticias que manipulan ahora

Fenómenos tan actuales como el ascenso de Trump a la presidencia de los Estados Unidos, el cuestionamiento de la utilización de las noticias falsas extendidas por las redes sociales de ambos candidatos a la Casa Blanca, la injerencia rusa no solo en EE.UU. sino también en el proceso electoral de Francia y ahora mismo en el proceso independentista catalán…hacen que debamos cuestionarnos el #Poder de las redes sociales para manipular nuestra opinión.

Anuncios

Debemos tener en cuenta que, de media, una noticia falsa tarda unas 13 horas en ser desmentida, tiempo suficiente para que se haya extendido y asentado para muchos como verdad irrefutable.

Pariser es el director ejecutivo de Upworthy, sitio web de contenidos virales significativos, también es presidente de la junta directiva de MoveOn.org y cofundador de Avaaz.org . además de ser un político de izquierdas. Nos explica como el surgimiento de internet fue visto con optimismo, como una manera de que la información de todo tipo fuese accesible para todo el mundo.

Los algoritmos dominan nuestra vida virtual

El 4 de diciembre del año 2009 algo cambió, Google, el gran gigante introdujo las “búsquedas personalizadas para todos”. Un algoritmo no es más que un conjunto de criterios que seleccionan la información a la que queramos acceder en función de la predicción de nuestros gustos y preferencias.

Anuncios

Hablando claro, quiere decir que cualquier término que busquemos en Google nos dará una lista de resultados diferente a cada persona, en función de las búsquedas previas que hayamos hecho.

Por supuesto Google no es el único en utilizar algoritmos, Facebook, la gran red social busca que pasemos el máximo tiempo posible en ella, para ello procura darnos aquello que nos gusta. Lo hace a través de un algoritmo, que nadie ajeno a la empresa conoce pero que maneja variables como nuestros contactos, el número de me gusta que damos, las veces que comentamos etc.

Un factor muy importante a tener en cuenta es que este sistema en realidad está destinado a los anunciantes, así se explica que tras buscar una cortacésped, google y Facebook nos inunden con anuncios de distintos modelos.

Neflix, Youtube, Yahoo son ejemplos de empresas que manejan los mismos criterios. Twitter no cuenta con algoritmo, salvo para presentarte unos pocos tuits cuando llevas tiempo sin entrar, sin embargo está comprobado que tendemos a seguir a aquellos usuarios más afines a nuestras ideas.

Anuncios

Buscamos confirmar nuestra visión del mundo a través de internet

Brooke Binkowski, periodista de la BBC mantiene que “Mucha gente quiere pruebas de que su visión del mundo es la acertada y apropiada”. Por eso tendemos a creer las noticias que confirman lo que pensamos y más si la noticia es enviada por un amigo de nuestra red social, nuestro espíritu crítico se diluye.

Es así que tendemos a encerrarnos en nuestra visión del mundo [VIDEO], en lo que Pariser llama “Filtro burbuja”, nos perdemos de este modo muchas ideas que pueden engrandecer nuestra visión y también la capacidad de entender al otro.

Mark Zuckerberg mantiene que Facebook es una plataforma tecnológica y que debe mantener la neutralidad, que es cuestión de los usuarios ampliar su punto de mira. Sin embargo, a partir de las acusaciones de influir en las elecciones de los Estados Unidos, la red se ha puesto a trabajar en el control de las noticias falsas.

Pariser concluye que como usuarios somos responsables, que debemos ampliar nuestra visión acercándonos a posturas y puntos de vista diferentes al nuestro, ser conscientes de toda la información que como usuarios aportamos a google, Facebook y demás, que debemos solicitar que los algoritmos con los que trabajan las diversas empresas se hagan públicos para que incluyan una base ética en sus criterios.

Parisier pone, en definitiva, el dedo en la llaga sobre un tema tan importante y actual como es el tratamiento de la información.

Nuestro Canal de Libros es gratuito, síguenos #Comunicación #Libros