#Japón posee un legado milenario: una cultura intocada por miles de años. Durante todos esos años tuvo mucho tiempo, para desarrollarse de manera independiente, con muy poca contaminación por parte de otras culturas. Sus ritos y costumbres, su jerarquización de clases, cultura gastronómica, mitología y cosmogonía ofrecen a los occidentales historias y leyendas llenas de seres fantásticos y deidades que hacen volar nuestra imaginación a parajes y eventos de ensueño (A veces de pesadillas).

Parte de esa cultura ha llegado hasta nosotros a través de los dibujos animados conocidos en occidente como “#anime” (en Japón todos los dibujos animados, indistintamente de su origen, se les llama “anime”) y miles y miles nos hemos enamorado de los estilos peculiares de animación y dibujo, y de las fantásticas historias que nos hacen vivir amor, odio, drama, aventura, viajes inimaginables y todo sazonado, en mayor o menor grado, con sus creencias ancestrales y cultura.

Anuncios
Anuncios

¿Cuál es la diferencia entre anime y manga?

Básicamente #manga es una historia contada en un medio impreso en forma de cómic, muy pocas veces impreso a color, que se lee de derecha a izquierda. Puede tener un solo capítulo (One Shot) o ser serializado, con publicaciones semanales o mensuales.

El anime es la adaptación de un manga, o una novela, en serie animada que puede o no ser fiel a la historia original y no siempre tienen el mismo final. Debido a los altos costos de producción muy pocos mangas llegan a tener una versión de la misma extensión del original. Aunque muchos fans no renuncian a sus esperanzas de ver animadas segundas y terceras temporadas de mangas que han superado los 200 capítulos y cuyas adaptaciones se han quedado muy cortas con respecto al estos.

En otra ocasión hablaremos de las ovas, películas y los fanfictions, que son parte del universo anime.

Anuncios

Géneros de anime y manga

Los géneros no sólo se basan en la temática sino también el tipo de personajes y sus relaciones, la ambientación y la época, llegando a existir géneros basados en las preferencias y relaciones sexuales de los personajes: yaoi y yuri. Donde la trama puede ser variada: deportes, fantasía, policíaca, etc. Pero el elemento sobresaliente es una relación homosexual.

Por otra parte, puede contener batallas, historia y romance, pero ser categorizado en shonen (del japonés “joven”, “muchacho”), donde lo principal es que contenga una lucha por superar obstáculos, no necesariamente físicos. También un anime podría desarrollar una historia de terror, otro de amor y un tercero de deportes, pero todos caen en la categoría “escolares” porque la mayor parte de la acción se realiza en una escuela o academia (ya sea escuela normal, de vampiros o de zombies).

Siempre existen los que pertenecen a un género específico sin lugar a dudas: su trama se centra en un objetivo preciso y todos los personajes y sub-tramas se desarrollan en consecuencia, pero, independientemente de su género o subgénero, consumen horas frente a una pantalla, tanto de grandes como de chicos.

Anuncios

Cultura y creencias religiosas

Un retrato de un ser querido muerto en un pequeño altar en la sala de la casa (cómo olvidar el entrañable: “Buenos días, mamá” de Sakura Kinomoto), el imperdible festival de verano (cualquier anime escolar), los fuegos artificiales (cualquier anime shojo) y los protocolos de jerarquías evidenciados en los honoríficos (san, sama, kun, chan, etc.); una exquisita selección de comidas tradicionales (Shokugeki no soma) e incontables referencias a la mitología de Japón: nos acercan a un mundo mítico que en la mente de los otakus (así llamados a los fans de anime en occidente) es como un Shangri. La de emociones y experiencias nuevas y excitantes.