El "efecto de atractivo en grupo", comúnmente conocido como el “efecto animadora”, es un efecto psicológico que se produce cuando visualizamos a un grupo de personas y, gracias a su conjunto, nos pueden parecer más atractivas que si las observamos por individual. Este efecto no es sólo aplicable a las personas, sino que es algo que nos ocurre día a día. Por ejemplo, si analizamos por individual un edificio, podremos ver que sus ladrillos son iguales y bastante simples, pero en conjunto, forman una estructura muy sólida y para muchos agradable a la vista. El “efecto animadora”, según mi opinión, es lo que nos ocurre cuando visualizamos la cinematografía actual de Marvel (refiriéndome al universo cinematográfico).

Anuncios
Anuncios

Por ello, como todo ladrillo, vamos a analizar ese molde que les da forma a casi todas sus películas.

¿Qué es la fórmula?

En 2008, #Marvel estrenó su primera película de su nuevo universo cinematográfico: Iron Man. Esta película, con matices adultos, fue la primera en establecer la fórmula que tanto se repetiría en las siguientes obras. Con esta fórmula, Marvel nos plantea al superhéroe inicial, cómo consigue sus poderes, personajes secundarios, el malo malísimo que quiere destruir el mundo, un par de referencias a los cómics y otro par de chistes. Siendo esta la base de toda la filmografía que vendría después, cada película nueva se relacionaría con las anteriores para construir un nuevo universo donde todas las historias estuvieran conectadas de algún modo. Esta conexión, puede ser directa, donde los personajes interactúan entre sus diferentes películas con otros…o el recurso tan utilizado de las escenas postcréditos donde se hacía una pequeña alusión de la siguiente entrega.

Anuncios

¿Cómo funciona esta fórmula?

Como ya dije en un vídeo de forma más personal, Marvel es como una cadena. Cada obra es un eslabón de esta y si te paras a analizarla detenidamente te darás cuenta de que todos los demás eslabones son igual de simples (con un par de excepciones). El mérito que tienen estos eslabones, es igual que el de los ladrillos con el ejemplo del edifico: su principio y su final se conectan con otro eslabón y así forman algo más complejo, una cadena, o en el caso de los ladrillos, un edificio. Como ya he dicho, hay excepciones que más que significar un punto clave en el universo Marvel, destacan como película por individual y no por ser un simple conector. Concretamente, hablo de #Los Vengadores y El Capitán América: El Soldado de Invierno.

La fórmula de los Vengadores

Los Vengadores, aplicaba la fórmula Marvel pero de una manera más especial: por primera vez, aparecían todos los integrantes de los Vengadores en pantalla y absolutamente todos tenían su propio espacio en pantalla, logrando que ninguno se quedara atrás.

Anuncios

El argumento seguía siendo igual de simple, pero conseguía que funcionara gracias al conjunto de #superhéroes y también gracias a Loki, que resultó ser un malo bastante convincente. Gracias a la buena dirección de Los Vengadores, se demostró que se podían hacer más películas donde aparecieran varios héroes en pantalla y todos por igual, por lo que surgió Guardianes de la Galaxia (tiene el gran mérito de rescatar a estos personajes del olvido y posicionarlos entre los más populares), Los Vengadores: La Era de Ultrón (que no fue ni de lejos tan exitosa como la primera) y El Capitán América: Civil War (donde por primera vez, un grupo de superhéroes combate contra otro grupo y, al igual que en Los Vengadores, ninguno se queda atrás). Por lo que se estableció una nueva forma de hacer películas con estos grandes grupos de personajes sin perder la base inicial de la que hablábamos al principio, pero no en las películas de superhéroes por individual.

La fórmula por individual

No he hablado de las “fases” de este universo cinematográfico porque en teoría estamos en la fase 3 y Doctor Extraño me ha parecido exactamente igual que las películas de la fase 1. Desgraciadamente, películas como Thor o Hulk, parecen que están hechas con prisas para poder sacar Los Vengadores, ya que ninguna de las dos, en mi opinión, aspira a ser algo más que un 5 raspado. En general, todas las películas de estos justicieros por individual, son simples y están para entretener sin aspirar a más… hasta que llegó El Capitán América: El Soldado de Invierno. Esta obra, no sólo acababa con la susodicha fórmula, si no que desarrolla un argumento más adulto y complejo que las demás. El trasfondo político, los diálogos, el desarrollo de personajes, todo formaron la que sin duda es, para mí, la mejor película de este universo. Sin embargo, cuando pensaba que Marvel le iba a dar la vuelta a su rutina, vuelve con Ant-Man y Doctor Extraño a hacer exactamente lo mismo de siempre.

Conclusión sobre Marvel

Marvel es una compañía que, a pesar de hacer la mayoría de sus películas iguales y simplonas, sabe entretener y ha sabido construir un universo de una forma sólida. No obstante, no se puede evitar ir al cine, ver un gran espectáculo de efectos especiales y chistes, y pensar que es lo único bueno que se ha sacado de esa película. Tampoco quiero decir que todas las películas de Marvel sean malas (que las hay), pero creo que hay que saber reconocer cuando algo destaca entre lo demás y cuando no. Esperemos que algún día, Marvel cambie su forma de hacer las cosas, porque recordad que si todo es especial, nada lo es.