En una ceremonia de premiación de #Hollywood donde el musical La La Land ha acaparado toda la atención de la temporada de premios, y casi se asegura el premio gordo en su bolsillo, con alguna que otra cinta que le pisa los talones; es decepcionante (y en algunos casos sorpresivo) saber que otras películas del 2016 han quedado por fuera de la competencia, cuando su inclusión pudiera haberle agregado más emoción a lo que parece una predecible coronación para el film de Damien Chazelle.

A continuación, una lista de algunas películas, de todas las formas y tamaños, que no fueron tomadas en cuenta por la Academia de Hollywood para acudir a la mayor cita mundial del #Cine y sus estrellas.

Silencio

Andrew Garfield lamentó la ausencia de esta epopeya del Japón Imperial, casi al mismo tiempo que celebraba las nominaciones por el film nominado Hasta el Último Hombre. Y es que realmente, al ver la envergadura alcanzada por la última obra de Martin Scorsese, basada en un revelador libro que el cineasta leyó hace tres décadas, cuesta creer que la Academia deje de lado tan poderoso relato. La travesía de dos misioneros cristianos durante las persecuciones emprendidas por las fuerzas de la Tierra del Sol Naciente contra su religión, sólo consiguió una nominación a mejor fotografía.

Sully

Es bien sabido que los ideales políticos de Clint Eastwood no compaginan con el Hollywood actual; por lo que su incondicional apoyo a Donald Trump durante las pasadas elecciones de Estados Unidos pudo haber influido en que Sully, uno de los productos fílmicos más redondos del año pasado, fuera descartado de las nominaciones a la estatuilla dorada. El drama aéreo sobre el Milagro del Hudson protagonizado por Tom Hanks que reveló una producción de alta factura y una notable recaudación en taquilla, merecía más atención a la hora de los reconocimientos de la Academia.

Animales Nocturnos

Definitivamente los premios Óscar de este año perderán mucha emoción sin la presencia de este film. Animales Nocturnos pudiera haber sido el peso contrapuesto de La La Land, ya que ambas cintas no podían ser más dispares. Esta adaptación cinematográfica que narra en diferentes tiempos la inmersión de una potente Amy Adams en una lectura desgarradora y trágica, se sostiene por un engranaje actoral sólido (siendo solamente Michael Shannon el tomado en cuenta para la cita de Hollywood) y un guión complejo sometido a muchas interpretaciones.

Un Monstruo Viene a Verme

Tal vez hubo mayor sentido común en los pasados Goya donde J.A. Bayona resultó ser la estrella indiscutida por arrancar lágrimas y reflexiones el año pasado. El director catalán llegó a las pantallas con la adaptación fílmica de Un Monstruo viene a verme, una historia que, con su conmovedor argumento y su notable puesta en escena técnica, pudiera haber tenido una presencia destacada en la noche del 26 de febrero.

Capitán Fantástico

Parece que las nominaciones para comedias, incluyendo las que tienen toques dramáticos, están reservadas para ciertos directores reconocibles por la Academia (Los Hermanos Cohen, Alexander Payne). Eso sumando el mensaje antiglobalización, anticapitalista, y muchos otros “antis” de Capitán Fantástico, pueden haber desmotivado a los críticos para prestar atención a la divertida road movie donde un sublime Viggo Mortensen cría a sus hijos en medio de la naturaleza. Al menos su protagonista tendrá presencia en la aclamada velada. #Oscars