El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, junto con el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), inauguró el pasado 4 de octubre la segunda exposición antológica de #Marcel Broodthaers  (1924-1976), un artista cuya obra se encuentra entre el arte pop y el arte conceptual.

 Esta exhibición expone alrededor de 300 insólitas piezas creadas a partir de la confluencia de una serie de recursos simbólicos de este artista, cineasta y literato belga. Las obras proceden en su mayoría del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), de la Tate Gallery de Londres, la National Gallery de Washington, del MACBA de Barcelona e incluso del Pompidou de París, centro que ha prestado la instalación Salle blanche (Sala blanca), una reconstrucción del interior del hogar del artista en Bruselas, donde presentó por primera vez su particular museo.Debido a la fragilidad de las piezas y su preservación, se prohibe realizar fotografías.

Anuncios
Anuncios

La muestra se compone de una selección de piezas documentales y plásticas realizadas durante las décadas de 1960 y 1970. Broodthaers fue un artista que manejó muchos recursos a partir de la experimentación.

El director del MNCARS, Christophe Cherix, destaca el planteamiento de la exposición antológica “de un artista que es a la vez comisario y director de su propio museo”. No es la primera vez que la institución alberga una exposición individual del artista. En 1992 se celebró una retrospectiva que ahora se presenta mejorada y ampliada.

La obra de Broodthaers forma parte de la colección permanente del museo. Nos referimos a la instalación Cuadro y taburete con huevos (1966), una obra que cuestiona el carácter efímero del arte y su fugacidad mediante la inserción de elementos cotidianos sobre un soporte artístico.

Anuncios

 Realmente Broodthaers no se introdujo en las artes plásticas hasta cumplidos los 40. Por entonces, cansado de intentar subsistir de la poesía, del periodismo, la crítica de arte y la fotografía, se introduce en el mundo de las artes plásticas. Por la admiración hacia el simbolismo de Mallarmé y el surrealismo de René #Magritte y Duchamp, a finales de los años 50 une las influencias obtenidas con sus conocimientos adquiridos para realizar su primera performance, la serie de películas Poésie Cinéma.

La continua experimentación le lleva a convertir en arte una serie de objetos comunes cargados de simbolismo en un intento por descifrar el porqué de su consciente representación. Como comisario y creador, Broodthaers consigue representar poemas visuales y pinturas literarias para el museo fundado por el mismo, el Museo de Arte Moderno. Departamentos de las Águilas, una parodia artística de las circunstancias político-sociales y una crítica hacia el espacio museográfico tradicional. Siempre se preocupó por la debilidad de las artes plásticas gestionadas por las grandes instituciones y, como protesta, muestra el carácter reivindicativo de la poesía y las artes visuales.

Anuncios

Esta actitud de protesta le lleva a la creación de su primera escultura, Pense-Bête, en la que introduce en escayola los últimos 50 poemas escritos no vendido para convertirlos en una obra artístico-poética.

A partir de 1964 introduce elementos naturales al collage, con texto incluido. Añade cáscaras de huevo como alegoría de la creación e incluso conchas de mejillones como ejemplos de inspiración lírica. También prendas de ropa, muebles, instrumentos de jardinería e incluso réplicas artísticas que enlacen hasta un controvertido debate sobre el ideal de representación mediante múltiples significados conscientes adquiridos previamente.

Esta interesante retrospectiva, que pueden visitar hasta el 9 de enero de 2017, forma parte del programa de visitas del museo, A propósito de…, en la que se relaciona programa de visitas comentadas vinculado a las exposiciones temporales del Museo para mostrar el discurso interpretativo de las exposiciones y contextualizar en la actualidad. #arte conceptual.