A día de hoy, aún me sorprende la ruindad de la que es capaz el ser humano. El grado de depravación, falta de respeto por la vida, dignidad y humanidad que puede llegar a mostrar y que llega un nivel tal que resulta abusivo y vergonzoso. En este caso, la Policía Nacional ha desarticulado una red de captación de niñas y jóvenes de 14 a 17 años para prostituirlas. Lo hacían a través de internet o en colegios y discotecas por toda la región. Después, ponían a su disposición pisos o les enviaban a domicilio por toda la comunidad murciana.

Es sorprendente la cantidad de personas que pueden demandar este tipo de servicios, por decirlo de una forma correcta, o bien estar dispuestos a ganarse la vida de esta manera tan indigna.

Anuncios
Anuncios

En total, son 29 los detenidos. Tres de ellos, responsables de la red, mientras que la mayoría son demandantes de este tipo de vejación sexual a los niños, entre los que hay empresarios e incluso abogados y personas de hasta 80 años. En total, había más de 400 chicas a disposición del cliente.

Comienzo de la investigación

Todo dio comienzo meses atrás, en verano de 2014. Una familia de nacionalidad ecuatoriana comenzó a investigar a su niña desaparecida de 17 años. Esta mantenía un alto nivel de vida sin tener trabajo alguno conocido o remuneración. En el seguimiento, se descubrió que residía en un piso de la capital junto con otras jóvenes y un matrimonio, los dueños del inmueble. Uno de los varios que constituían la red, como después se pudo comprobar.

Como cabezas de dicha red, tres mujeres y sus parejas respectivas que se responsabilizaban de la captación de las niñas.

Anuncios

Además, gestionaban los pisos de alterne y hasta habían creado un catálogo con fotografías de las menores para el cliente.

La red tenía tal cantidad de gente implicada, que algunos captadores se encargaban de elaborar coartadas para que las menores no fuesen descubiertas. Incluso se presentaban como madres necesitadas de niñera, por lo que requerían de los servicios de las jóvenes.

Para los desplazamientos a domicilio, la trama contaba con chóferes encargados de los traslados tanto de las niñas como de las mujeres captadoras.

De momento se han identificado hasta 12 víctimas de esta vomitiva red. Esperemos que poco a poco se depuren responsabilidades y caiga todo el peso de la ley sobre personas capaces de actuar con este nivel de irresponsabilidad y falta de respecto por la dignidad humana. #Crónica Murcia