Taxis voladores, vehículos autónomos, baterías eléctricas, llaves electrónicas, así se vislumbra el futuro de la industria automotriz a nivel mundial. Muy pronto aquello que veíamos como una ficción en programas de televisión como El coche Fantástico y las películas de Volver al Futuro en la década de los 80 estará a nuestro alcance y nos permitirá sustituir lo que dentro de algunos años quedará obsoleto: motores de gasolina, llaves, y tal vez incluso ruedas y el mismo conductor. Suena demasiado optimista para considerarse una realidad próxima, pero lo cierto es que, a pesar de que no tendremos máquinas para viajar en el tiempo, ya tenemos los sistemas, la maquinaria y los avances tecnológicos para comenzar una verdadera revolución vehicular.

Anuncios
Anuncios

Vehículos autónomos

Tesla se posiciona como el fabricante número uno cuando se trata de coches eléctricos con conducción autónoma. Su Model 3 es sin duda la estrella en esta categoría, con su red de carga domestica llamada ‘Supercharging network’ y equipado para conducir de forma automática con 12 sensores ultrasónicos, ocho cámaras que alcanzan visibilidad hasta a 250 metros de distancia para ofrecer un campo de 360 grados y percepción de cualquier tipo de objetos en la vía, por no mencionar la computadora central que procesara todos los datos,  40 veces mejor que la de los anteriores modelos de la compañía. El Model 3 de Tesla llegará en 2017 a un precio de 35.000 dólares, cuando se hayan instalado las 7.200 estaciones de recarga que tiene previsto el fabricante.

Uber sigue la tendencia de Tesla y se encuentra realizando pruebas a sus vehículos autónomos en un proyecto que busca ofrecer servicio de transporte particular personalizado en Pittsburgh con el modelo Ford Fusion Energi.

Anuncios

Al igual que su homólogo de Tesla, el sistema de Uber está integrado por una gran cantidad de sensores, radares y cámaras que permitirán al vehículo manejarse de acuerdo al entorno con la misma precisión (podríamos decir que incluso mayor) a la de un conductor de carne y hueso tras el volante.

Airbus pretende prestar un servicio parecido al de Uber, en una versión un tanto más excesivamente futurista que sabemos que no llegará pronto pero que sin duda es una propuesta por la que vale la pena apostar. Se trata de taxis autónomos voladores, algo difícil de imaginar en la sociedad actual, tal como si estuviésemos dentro de Blade Runner. El proyecto de Airbus lleva el nombre de Vahana y actualmente está siendo desarrollado por una división Airbus A3 de la empresa, encargada del área investigativa y exploratoria de la tecnología aeronáutica.

Electricidad y generación de energía

Nissan e-Power es el vehículo del fabricante japonés que presenta una propuesta un tanto diferente a la concepción que manejamos de vehículo eléctrico.

Anuncios

El sistema de e-Power emplea una fuente de reserva de gasolina en casos de emergencia que podría suplir a la batería eléctrica, con una maquinaria compuesta por el generador de gasolina, un inversor y un motor eléctrico.

Gracias al avance tecnológico de los vehículos, ahora también es posible compartirlos de forma segura a través del dispositivo creado por Toyota. Smart Key Box permite que varios usuarios vinculen el aparato a un Smartphone para abrir y cerrar el automóvil vía Bluetooth. La misma compañía japonesa ha llegado un poco más allá de la tecnología para automatismos y uso de la electricidad como fuente de energía. En lugar de ello, Toyota se encuentra trabajando a gran escala con el FC Bus, anunciado para el 2020. El autobús funcionara con hidrógeno y por si esto no resulta suficientemente complejo para sus dimensiones, también será capaz de producir energía a través de un mecanismo de suministro autónomo que llega a 235 kWh. #Automovilismo