Es evidente que #Renault ha emprendido su propia línea de diseño de automóviles en los últimos años. Y la prueba más palpable es el nuevo concepto de coche deportivo eléctrico Trezor. El nuevo Renault Trezor sigue los pasos de su predecesor, el Renault DeZir Concept, presentado en 2010, y que fue el que introdujo el estilo de modelos actuales de Renault, como el Clio o Megane.

Fue el Renault DeZir el primero bajo el liderazgo de su jefe de diseño Laurens van den Acker. En 2016, el concepto del Trezor sigue sus pasos. Como le ocurrió a su predecesor, el Trezor no pasará a producción, pero su ADN impregnará a los próximos modelos de la compañía.

Anuncios
Anuncios

Tal como comenta el propio Laurens, "el concepto de este coche es una pequeña expresión de libertad y prepara el camino que veremos en los próximos modelos".

El Trezor adopta las proporciones clásicas de un coche deportivo. Su cabina parece ser empujada hacia atrás por un enorme capó que sugiere un poderoso motor de combustión en lugar de uno eléctrico. Además de ser largo, 4,7 metros, es ancho, 2,18 metros y bajo, no sobrepasa 1.08 metros. En la silueta y la forma se combinan superficies lisas con ángulos. Vemos hexágonos en la zaga del coche que le imprime carácter. En el frontal del capó los hexágonos se mueven y levantan permitiendo la entrada de aire hacia las baterías.

¿Y las puertas? El Trezor no tiene puertas. La parte frontal se eleva para poder acceder a la cabina, incluyendo parabrisas y cristales.

Anuncios

Renault ya ha coqueteado con accesos a la cabina diferentes, como en el Renault Nepta. Pero si esto no fuera ya lo suficientemente impresionante, la iluminación de los pilotos es de fibra óptica que integra un láser rojo.

Tampoco han escatimado esfuerzos en su interior al utilizar materiales de primer nivel, como madera y pieles finas en rojo que contrasta perfectamente con el gris del exterior. El cuadro de mandos es una fina pantalla curva con tecnología OLED y Corning Gorilla Glass que no necesita retroiluminación. El volante rectangular libera el campo de visión y nos recuerda mucho al mundo de la F1. Como anécdota, podemos observar que el equipaje está situado bajo el capó frente a la cabina en piel.

En cuanto a la mecánica, el Renault Trezor hereda de los éxitos cosechados por la empresa en la Fórmula E, con su bicampeón del mundo Sebastian Buemi, e incorpora nuevas tecnologías como la recuperación de energía a través del frenado con el sistema Rechargeable Energy Storage System (RESS). Recurre a un motor eléctrico de 350 CV y 380 Nm directo a las ruedas traseras.

Anuncios

El coche se alimenta de un par de baterías con su propio sistema de enfriamiento cada uno y optimizado por los hexágonos del frontal del capó. El Renault Trezor alcanza de 0 a 100 km en menos de 4 segundos.

Han incorporado el sistema Multi-Sense, que permite elegir al conductor entre tres modos diferentes de conducción: el modo neutral sería para su uso cotidiano y diario, el modo sport para exprimir la experiencia deportiva y el modo autónomo, que refleja la intención de Renault de tener para el 2020 la tecnología "Hads-off/eyes-off” disponible en sus vehículos a precios razonables.

También se han ocupado seriamente de la aerodinámica y la distribución del peso del #Prototipo. Mientras que los marcos del chasis son de acero, toda la estructura de la célula central, el monocasco y la estructura de acceso están fabricados de fibra de carbono, por lo que el peso final es de sólo de 1600 kg, incluyendo sus dos baterías.

No me digas que no te gustaría verlo por la calle, o mejor, ¿conducirlo? #Automovilismo