Los #biocombustibles son conocidos desde principios del siglo XX, cuando se usaba el etanol y en algunos motores diésel se usaba el aceite de cacahuete.  La aparición de grandes reservas de petróleo y gas provocaron que los biocombustibles quedasen en segundo plano hasta que la subida de los precios de los combustibles fósiles, sumados a la situación ambiental que está teniendo lugar y que demanda una alternativa a los recursos fósiles han generado que los biocombustibles hayan pasado a ser un tema de actualidad y de trascendencia.

 Los biocombustibles de origen vegetal se pueden obtener a partir de cultivos de uso humano como pueden ser el maíz, el trigo y la soja.

Anuncios
Anuncios

Además de esos combustibles de uso humano también se pueden desarrollar cultivos que sean específicamente para uso de biocombustibles como pueden ser la microalgas, la jatropa y la palma.     En la actualidad los biocombustibles que podemos encontrar en el mercado son el bioetanol, obtenido principalmente a partir del maíz y de la caña de azúcar, siendo EE.UU. y Brasil sus principales productores. Junto al bioetanol destaca el biodiesel que se obtiene de una variedad de cereales como la soja, el girasol, la palma y  la jatropa. Indonesia, Argentina y la UE son grand es productores de biodiesel.      

El desarrollo de biocombustibles, de distinta obtención a la del bioetanol y el biodiesel, está enfocado hacia el desarrollo de procesos capaces de obtener una nueva fuente de energías obtenidas de materias primas que se obtengan a partir del reciclaje de residuos humanos o el uso de cultivos no usados para la alimentación humana, entre estos cultivos cabe destacar la jatropa, que es una planta que puede desarrollarse en diferentes lugares con climatologías diferentes y que no es apta para el consumo humano.

Anuncios

Junto a la jatropa también cabe destacar el cultivo de microalgas, y el aceite de palma. Las políticas actuales están buscando sustituir esta sustitución de biodiesel y etanol obtenidos a partir de cultivos de uso humano a favor del desarrollo de los biocombustibles obtenidos de los residuos y los cultivos  de uso no humano.  

Los biocombustibles, pese a esta situación de cambio por cultivos de uso no humano siguen teniendo otras críticas más allá de mantener la seguridad alimentaria, ya que algunos de su detractores han realizado estudios que cuestionan el gasto de combustibles fósiles necesarios para la producción de los biocombustibles.  Junto a esta crítica también cabe destacar que al diferenciar cultivos de uso humano y no humano conlleva una expansión del suelo cultivable, deforestando algunas zonas del mundo para poder cultivar estas plantaciones y además provocan la sustitución de cultivos de uso humano a no humano dada la posible rentabilidad que pueda producir en ciertas zonas del mundo. #recursorenobable #Blasting News España