Tres décadas después y más de un millón largos de clientes avalan al modelo Espace de la firma del rombo. Con este modelo empezó el monovolumen como tal, tiempos en los que Chrysler con su Voyager era de las pocos modelos en Europa con los que podía compararse. Todo un éxito de diseño y de concepto. Las generaciones de este modelo han ido pasando y con mayor o menor acierto han tenido unas ventas que han situado a este modelo en un clásico.

No se puede vivir del pasado y en Renault bien lo saben, este modelo ha sido siempre sinónimo de innovación y en este nueva generación no han querido estancarse. La moda de los SUV está teniendo muchísima fuerza e incluso la tendrá más en años venideros.

Anuncios
Anuncios

¿Peligran los monovolúmenes como tal? parece que no pero ¿ y si mezclamos la estética de un SUV con los beneficios de un monovolumen? Renault ha creído encontrar la respuesta.

Sus medida es de 4,86 metros y por el momento contará con las siguientes motorizaciones: dos motores diésel (dCi) 1.6, de 130 y 160 CV y un gasolina de buen rendimiento (TCe), también 1.6, de 200 CV. Pese a su altura, pasos de rueda y estética no podrá montar tracción a las cuatro ruedas, si podrá en cambio, tener las cuatro ruedas direccionales, el sistema 4control es de serie en la versión alta de la gama (Initiale París),

Los esfuerzos por dotar de gran calidad a este nuevo modelo se perciben nítidamente según la prensa especializada que ha visto en directo al vehículo, esto junto con la tecnología será una de las principales bazas, en cuanto a este tema cuenta con la segunda generación del ya famoso sistema R-Link que lo convierte en una tableta de 9 pulgadas y que podrá seleccionar 6 tipos de parámetros que el propio conductor podrá adaptar a su gusto, tanto de confort como de dinámica de conducción.

Anuncios

¿Cuanto costará? pues los precios del Espace partirán de 29.350 del modelo DCI de 130 cv en su versión básica, hasta el Initiale Paris DCI Twin Turbo de 160 cv que costará 42.950 euros. El mercado dictará sentencia en la aceptación de un producto que a priori está llamado a competir duramente no solo contra los monovolúmenes de la competencia sino contra los pujantes SUV que tanto mercado acaparan en los últimos años.