Un informe del portal de seguros acierto.com no deja en muy buen lugar la rentabilidad de los automóviles eléctricos. se ha comparado los costes que se derivan de la compra de un coche eléctrico urbano con los del modelo equivalente que funciona con un motor de gasolina convencional.

Lo cierto es que el vehículo eléctrico sale perdiendo, para meternos en harina, un coche eléctrico cuesta ya de primeras unos 15.000 euros más caro que un gasolina. Para compensarlo, deberíamos recorrer un total de 220.000 kilómetros durante 11 años para que se amortice su compra. Estos datos significan que un dueño de un coche eléctrico debe realizar cada año unos 20.000 kilómetros de media, cifra que no llega ni al 10% de usuarios que la cumplen. 

El seguro, este tema tampoco es muy favorable que digamos, si se contrata un seguro a todo riesgo, resulta hasta un 25% más caro que el equivalente en motor de gasolina.

Anuncios
Anuncios

Traducido en euros serían 612 euros durante la vida del automóvil. Si además consideramos otro factores como la autonomía, el panorama se pone incluso peor, la mayoría de los eléctricos tiene una autonomía de 130 km, los puntos para la recarga del vehículo tampoco es que abunden. En España tenemos los siguientes puntos de recarga: Barcelona cuenta con 363 puntos, Madrid cuenta con 231, 186 de Sevilla, 135 de Valencia o 99 puntos en Bilbao. Cifras bastante discretas

Las ventajas existen, aunque sean menores a día de hoy, un eléctrico te hará ahorrar respecto al coste/km que harías en un vehículo a gasolina, 0,75 €/km frente a los 7,24 €/km de un gasolina en un uso mixto. También ahorrarás en gastos de mantenimiento 1.500 € cada 150.000 km del eléctrico frente a los 2.600 € que necesitas para llevar correctamente el de gasolina.

Anuncios

Los tiempos avanzan, pero a día de hoy comprar un eléctrico no es una compra muy rentable, más bien un mal negocio en lo económico, salvo que entres dentro de los usuarios que lo usan intensivamente. En el sector del taxi vemos ejemplos como el Prius, con muy buen resultado, pero son casos de conducción profesional no extrapolables al uso que precisan la mayoría de los usuarios.