El Festival de cine de Málaga ya tiene fechas para celebrarse y películas programadas en las distintas secciones para comenzar la competición en cuanto llegue el 17 de abril, día en el que Joaquín Oristrell y su arriesgada Hablar, rodada en un plano secuencia real, no falso como el de Birdman, abra la Sección Oficial y suponga el arranque de la edición número 18, sí, 18 ya, de un certamen que ha ido creciendo en calidad y afecto por parte del público desde aquel 1997.

Anuncios

Muchos nombres han pasado por él célebre festival, entre los que destacan el de Emilio Martínez Lázaro con El otro lado de la cama, con la que ganó la Biznaga de Oro en 2002, Pablo Berger, que la obtuvo al año siguiente con su primera película, aquella maravilla titulada Torremolinos 73, F.

Anuncios

Javier Gutiérrez y sus injustamente olvidados 3 días, o Carlos Marqués-Marcet que el año pasado arrasó con sus celebrados 10.000 km. Una edición, la anterior, especialmente aplaudida, ya que Paco León presentó en ella Carmina y amén, que fue, pese al ninguneo en los premios que restaban por darse, una de las mejor recibidas desde su estreno en el festival.

Este año el cine español vuelve a ser el protagonista, con títulos que prometen brillar en cada proyección. Solo en la inauguración, con la citada Hablar, ya tendremos algunos de los mejores nombres de nuestra industria, caso de Raúl Arévalo, Petra Martínez, Antonio de la Torre o Mercedes Sampietro.

Anuncios

En una película coral caben muchas estrellas y Joaquín Oristrell se ha hecho con una buena parte de nuestro firmamento artístico. Así abrirá Málaga su certamen, y lo cerrará, el día 26, con una de las cintas más esperadas del mismo, Sólo química, donde se dan cinta Alejo Sauras, María Esteve o José Coronado entre otras muchas figuras.

En medio de ambas películas, A cambio de nada o Requisitos para ser una persona normal, óperas primas de los actores Daniel Guzmán y Leticia Dolera respectivamente, o los nuevos trabajos de Quim Gutiérrez, Sexo fácil, películas tristes, o de Adriana Ugarte, Tiempo sin aire, esta última dirigida por Andrés Luque y Samuel Martín Mateos, autores de la estupenda Agallas, que en 2009 pasó injustamente desapercibida pese a que el protagonista fuera un emergente Hugo Silva. Es de esperar que todas estas, y otras muchas que se verán el próximo mes dentro del marco del festival, tengan el buen nivel que se les presupone y que más tarde, cuando lleguen comercialmente a los cines, el público las reciba con la misma alegría con la que muchas de ellas en el pasado fueron acogidas. #Cine español #Cultura Málaga