Bienvenido al pueblo con menos habitantes de la Comunidad de Madrid. Bienvenido al pueblo con menos modificaciones en cuanto a estructura. Bienvenido a la Reserva de la Biosfera (UNESCO, 2005). Bienvenido..a “#La Hiruela”.

Anuncios

Piensa en estar sentado en la placita principal, en el único Bar Restaurante que hay durante la semana, y tomarte un vasito de Ramón Bilbao junto a su correspondiente queso de cabra típico del pueblo. Y todo esto, mientras contemplas las vistas desde dicha plaza central. A tu izquierda, la iglesia con sus tres campanitas.

Anuncios

Enfrente de ti, el chiquitito ayuntamiento metido entre casas de pizarra, madera de roble y adobe. Detrás de éstas, colinas del enclave privilegiado de la Sierra del Rincón. Y para añadir más belleza a la descripción, vas a poder oler un humo agradable, procedente de las chimeneas caseras. 'Espectacular', ¿verdad?

Por otra parte, no nos olvidemos de que estamos en plena Reserva de la Naturaleza, con un entorno natural más que envidiable ¡Cómo no abandonar al móvil (no sólo porque aquí no hay cobertura) para poder coger aire puro y llenar los pulmones! Pues una vez hayamos catado el vino, al igual que tras paladear algunos platos deliciosos (revuelto de espárragos, queso de cabra casero o el bocadillo local típico), se podrá proceder a la caminata lenta por algunas de las rutas que éste pueblo nos invita a hacer.

La perfecta ubicación del pueblo le permitirá realizar rutas a pie a través de bosques, dehesas y arroyos.

Anuncios

Hay rutas de senderismo desde 30 minutos hasta la más larga, que dura unas 6 horas y pico. En dichas rutas, gracias al aislamiento del pueblo a lo largo de los siglos, nos daremos cuenta de que el ecosistema y los paisajes se han mantenido inalterados. Pasea entre caminos utilizados para el transporte del cereal y otros productos, adornados por una vegetación variada, compuesta por abedules, enebros, avellanos, etc., junto con el sonido de los pájaros, vacas, y el chorreo del río.

Si decides venir a La Hiruela, recuerda que hace 2 siglos existían prados de secano y regadío, dehesas para pastos y leña, ejido para pasto, tierras de sembradura de secano, montes y tierras incultas. Ten en cuenta también, que fue aquí en donde hace siglos se producía el centeno, linaza, lino, hierbas, y la miel.

A mediados del siglo XVIII, en este pueblo habitaban unas 220 personas. Hoy en día esta cifra ha bajado hasta sólo 7 personas.

Anuncios

Si quieres perderte y conocer, a través de las rutas, lugares únicos, elige una de las siguientes rutas y sendas para vivir La Hiruela desde dentro:

Las Eras y Pila de Riego

Si decides aventurarte en esta pequeña senda, descubrirás las principales especies de matorral de la zona, al igual que los aromas de la abundante mejorana y los fabulosos miradores que te permitirán disfrutar de unas vistas relajantes.

De Molino a Molino

Esta senda permitía a los habitantes de La Hiruela llegar hasta El Cardoso de la Sierra. Se caracteriza por su variedad de frutales que se encuentran a su paso y que han dado fama a la comarca.

La ruta apibotánica

Con un alto valor paisajístico, la ruta apibotánica permite ver el seguimiento y el desarrollo de la forma en la que las abejas elaboran sus recursos en el terreno del pueblo.

Los Oficios de la Vida

Conoce a los puntos de máximo interés etnográfico de la comarca, recorriendo esta senda y atravesando huertos de frutales y praderas enormes.

La Senda de la Fuente Lugar

Adéntrate en esta senda y sorpréndete con el túnel natural que la abundante vegetación de cerezos, avellanos y adedules forman en primavera.

"Si visitas a La Hiruela, encontrarás paz, te relajarás y te darás cuenta de que tu sonrisa está constantemente contigo y no te quiere abandonar." (Georgi Dianov Georgiev) #Viajes