Esta tarde se hallaban en un bufete de abogados de Madrid a tres víctimas, un hombre y dos mujeres, presentando fuertes signos de violencia. Él parece que podía ser un cliente del despacho el que tenía lugar el suceso y ellas, dos trabajadoras del mismo.

El hombre, de unos 40 años, y una de las mujeres, también de mediana edad, se encontraban en parada cardiorrespiratoria con brutales golpes en la cabeza cuando llegaba el equipo del Samur. Los sanitarios no han podido hacer nada para reanimarles. La tercera víctima ya había fallecido cuando los trabajadores de emergencias llegaban al lugar de los hechos, habiendo sido presuntamente degollada.

Anuncios
Anuncios

La tragedia ocurría alrededor de las 18.30 de la tarde en la calle Marcelo Usera de Madrid, en las oficinas de un despacho de abogados. Las autoridades han sido alertadas por una llamada a emergencias que avisaba de un incendio en el edificio. Cuando llegaban al bufete, tan solo había una papelera en llamas y las oficinas atestadas de humo, donde han encontrado a las tres víctimas. Varias personas, supuestos familiares o conocidos de los fallecidos, han tenido que ser también tratadas por emergencias con cuadros de ansiedad.

Se desconocen aún las causas de esta agresión, tan solo se conoce el origen de los tres fallecidos, naturales de Sudamérica y trabajadores del propio despacho de abogados. El dueño del bufete, de origen peruano, estaba ausente durante los acontecimientos y ha sido interrogado por la policía.

Anuncios

La actividad del despacho se centraba en temas de extranjería y el letrado y propietario del negocio ejercía en su país causas de secuestros y de tráfico de drogas con anterioridad. Las autoridades no descartan que el móvil del triple homicidio haya podido ser venganza o ajuste de cuentas.

Los tres cadáveres han sido llevados al Instituto Anatómico Forense, donde se procederá a realizarles la autopsia para conocer detalles más concluyentes en torno a su fallecimiento. Los vecinos aseguraban su consternación por lo ocurrido, ya que parecía un negocio tranquilo, en el que no había altercados. #Sociedad Madrid