Miembros de la Guardia Civil han confiscado unos 744 kilos de una totalidad aproximada de 74 colmillos pertenecientes de elefantes africanos, cuya especie se encuentra incluido en los listados de ‘’especies en peligro de extinción’’.

Fueron hallados en una casa de Colmenar de Oreja (Madrid) del cual su propietario tenía la clara pretensión de hacer la venta de los mismos por unos 200.000 euros.

Los colmillos de forma más concreta, han informado las autoridades de que se tratan de elefante loxodonta africana. Que como bien hemos dicho con anterioridad, es una especie catalogada en peligro de extinción por lo que la caza y el comercio de sus partes está totalmente prohibido a no ser que existan ciertas excepciones.

Anuncios
Anuncios

(Así lo comunicó la Guardia Civil en un comunicado).

Al autor que se le investiga por dicha atrocidad, se le han detectado antedecentes anteriores en relación con la protección de la flora y fauna, así como, con la falsificación de diversa documentación y contrabando.

Su pretensión era la de hacer legal el comercio de colmillos con el amparo de un permiso de caza procedente de la República de Mozambique que él mismo había falsificado añadiéndole en la fecha de expedición el pasado año 1970.

Toda la intervención fue llevada a cabo por el Servicio de Protección de la Naturaleza (con siglas SEPRONA) de la Guardia Civil colaborado de forma activa con la Subdirección General de Inspección, Certificación y Asistencia Técnica del Comercio Exterior, de forma minuciosa para conseguir captar todos los detalles de la investigación.

Anuncios

El comienzo de toda esta investigación tuvo lugar el pasado marzo, justo después de que la Guardia Civil recibiera una solicitud citada previamente por la Subdirección General, quien son la autoridad administrativa en España en referencia a la Convención sobre la Conservación y el Comercio (con siglas CITES), la cual está integrada ya en al menos 179 países.

Diversas fuentes comentan que la captura y el traslado de los colmillos fue hace un tiempo, pero aún sigue desconocida la fecha. También se ha hecho referencia a que el propietario pretendía hacer legal su comercio puesto que los había recibido de una herencia.

SEPRONA colabora activamente con la autoridad CITES, indicaron que en la investigación se solicitó a las autoridades de Mozambique diversas autorizaciones que hayan sido expedidas sobre lo mencionado en referencia a su ‘’permiso de caza’’. Donde dio lugar a que efectivamente era falso. Así como que el permiso sólo autoriza a la caza de un solo ejemplar y no de los 37 que habían sido cazados sin justificación.

Anuncios

Fue entonces a mediados del pasado mes de abril cuando varios miembros de la Guardia Civil fueron acompañados por un inspector de CITES, y en su visita al domicilio del autor investigado fue donde confiscaron los colmillos cuyo destino final no era más que su venta por un valor de mercado ascendente de aproximadamente 200.000 euros.

El propietario vecino de la zona, está pasando por un proceso de investigación por lo que, es una vieja imputación. La Guardia Civil recuerda que, es probable que no sea él directamente el autor de los hechos, pero se le investiga por tenerlos en su poder.

Este tipo de investigaciones ponen en manifestación una de las referencias de tráfico ilegal que se cometen con habitualidad, entre ellas, las especies de la fauna protegidas. Lo cual esto según datos propiciados por la Guardia Civil, aporta beneficios de alrededor de 8 a 20 billones de euros al año. #Animales #Denuncia