Pensó que podía ser más lista que la Guardia Civil para poder librarse de un control de alcoholemia que había habilitado la guardia civil por donde ella tenía que pasar, en el cual quería evitar ser sorprendida borracha al volante. Allí fue cuando empezó a ejecutar su gran idea, que ella creía que sería un éxito, y de esta manera no tener que soplar para así no dar positivo en dicha prueba.

Esta conductora de treinta y tres años madrileña, cogió su teléfono, llamó al ciento doce y dio una falsa información diciendo que había un accidente en la autopista A-42 que une Madrid con Toledo, añadiendo que también había gente herida para que así los policías tuviesen que ir rápidamente.

Anuncios
Anuncios

Su idea dio resultado, el control de alcoholemia que ella quería evitar fue desmontado y los agentes de policía se dirigieron hacia el lugar del accidente. La sorpresa para ellos fue que, cuando llegaron a dicho lugar los agentes, se dieron cuenta que todo era una falsa alarma y que en el lugar no había ocurrido ningún accidente y que ni siquiera había heridos.

Se empezó una investigación en la cual se miraron las llamadas de aquel día, la de esta chica fue encontrada y esta broma le va a traer graves problemas. Ahora está acusada de un delito de desorden público le puede caer una pena de cárcel de tres meses y un día o una multa durante tres a dieciocho meses.

Ahora ella pensará dos veces la próxima vez antes de conducir habiendo bebido, además, si lo hace, ya sabe que le saldrá más barato que le quiten los puntos del carnet de conducir por haberla pillado conduciendo después de haber ingerido alcohol que informando de un falso accidente.

Anuncios

Después de todos los #Accidentes que se han producido debido a gente que ha conducido borracha su coche, los agentes y la gente de a pie en general tienen muy interiorizadas las consecuencias que hay. Ahora deberá cumplir sus tres meses en la cárcel o pagar la multa, pero debe afrontar el error que cometió conduciendo borracha y además avisando de un falso accidente. #Coches