Los jóvenes testigos directos de la tragedia en el pabellón municipal de Madrid, donde se celebró la fiesta de Halloween del Madrid Arena el 1 de noviembre de 2012, han acudido al juicio por la muerte de cinco de las chicas asistentes al evento.

 Se esperan más de cien testigos participantes en el juicio. Uno de ellos es una joven amiga de Katia Esteban, Cristina Arce y Rocío Oña (tres de las chicas que fallecieron al caer al suelo mientras intentaban salir del recinto) que afirma que la cantidad de gente que se encontraba dentro era insuperable, que era imposible moverse y que no podían salir. En un principio, el número de asistentes previstos era de 10.000 personas, pero, según el juez, aquél día había alrededor de 20.000 personas, es decir, el doble de la cantidad permitida por el aforo máximo.

Anuncios
Anuncios

 De las cuestiones debatidas, "quién abrió el portón de cota cero por las que accedieron alrededor de 3.000 personas que estaban haciendo botellón" es una de las que está generando más conflicto. Los jóvenes testigos, entre los cuales hay algunos asistentes heridos, acusan a la empresa Kontrol 34, encargada de la seguridad interior y cuyo responsable es Miguel Ángel Flores, por cerrar puertas, insultarlos y no permitir la salida del recinto. Uno de los testigos admite que un vigilante dijo textualmente "Vete de aquí que hay tres muertos y te pego una hostia", así como otra de las testigos asegura que los vigilantes de seguridad tenían los nervios a flor de piel, la situación era cada vez más incontrolable. 

 Según el director de Diviertt (Santiago Rojo) el responsable de abrir el portón fue Francisco del Amor, excoordinador de operaciones y proyectos de Madridec, quién a su vez niega la versión de Santiago Rojo y asegura que fue Miguel Ángel Flores personalmente el que abrió el portón por el que entraron los 3.000 jóvenes. 

 Las familias de las cinco víctimas de este desastre han mostrado su indignación ante la decisión de la Fiscalía (que solicita penas de cuatro años de cárcel a Flores, dos años y medio a los médicos responsables del evento y tres años para los otros trece acusados), y han solicitado cuatro años por cada una de las víctimas.  #Sociedad Madrid #Accidentes #Denuncia