Este mes de febrero está siendo uno de los más negros de la historia de la red de Cercanías Madrid. Multitud de incidencias y averías se producen con demasiada frecuencia, la mayoría de ellas ni si quiera se comunican a los viajeros. Renfe no compensa en modo alguno a los viajeros por estas incidencias y, en varios casos, ni si quiera pide disculpas por ello.

El ocaso del tren convencional frente a la alta velocidad

No es ningún secreto que, en los últimos años, se están produciendo brutales e injustificados recortes en los servicios del tren convencional. En cambio, la alta velocidad no está solo en pleno auge, sino que se despilfarra cada año aún más en líneas y estaciones de dudosa rentabilidad.

Anuncios
Anuncios

El AVE solo es rentable para relaciones que comunican grandes ciudades, como Madrid – Barcelona y Madrid – Sevilla. Pues, hoy en día, podemos ver que incluso pueblos, como Yebes, Villanueva de Córdoba y Tardienta, disfrutan del “auténtico transporte del siglo XXI”.

Mientras se recorta en el ferrocarril convencional e incluso se suprimen y desmantelan líneas enteras, alegando la falta de rentabilidad, parece ser que el AVE es rentable llevarlo a cualquier rincón de España. En muchas líneas convencionales, que podrían ser muy competitivas si se mantuvieran en condiciones, es muy frecuente ver como el autobús presta un servicio más rápido, barato y frecuente.

Los servicios de Cercanías tampoco se libran de estos salvajes recortes. En Madrid, el caso más grave es el de Atocha, que ha perdido 2 vías de acceso a la estación de Cercanías para dejarle espacio al AVE.

Anuncios

También es frecuente ver trenes cortos en días laborables, cuando éstos deberían circular en doble composición. Esto produce aglomeraciones, con lo cual no solo es incómodo el viaje, sino hasta peligroso, ya que en caso de frenazo, movimientos bruscos o accidente se multiplicarían las consecuencias.

Falta de información y responsabilidad

En Cercanías Madrid es muy frecuente que se produzcan incidencias importantes y no se informe por ningún medio, e incluso se niegue que haya incidencias. El problema es tan grave que se han creado varias cuentas parodia en Twitter, o que simplemente pretenden hacer el trabajo que debería hacer y no hace la cuenta oficial de Cercanías. Es frecuente ver que estas cuentas informan mejor que la cuenta oficial, e incluso responden rápidamente a las dudas y quejas de los usuarios, mientras la oficial calla. Un importante ejemplo de esto lo hemos visto esta misma semana, en el Corredor del Henares.

No son pocos los que utilizan el último tren para volver a Madrid, que sale de Guadalajara a las 23:03 y llega a Madrid-Atocha a las 0:03.

Anuncios

Pues este tren lleva una semana negra, con retrasos constantes y de los que Renfe no informa por ningún medio. Y este no es un retraso cualquiera, pues a estas horas circulan los últimos trenes del día; lo que significa que todos aquellos viajeros que tengan que hacer algún transbordo para volver a casa se quedarían tirados. Lo más impresionante del panorama es que, desde Renfe, se lavan las manos en el asunto y dan respuestas tan poco profesionales como acude al personal de atención al cliente o espera al día siguiente ¿Qué personal de atención al cliente hay a medianoche? ¿Cómo pretenden que los viajeros estén 5 o 6 horas de brazos cruzados en Atocha para volver a casa?

La conclusión es fulminante: Renfe es una empresa irresponsable. No solo no informan de los retrasos sino que, además, responden de manera totalmente fría e insensible a los usuarios. Cuando en un caso así lo más normal sería poner un autobús o un taxi para los viajeros afectados o, al menos, devolverles el dinero de sus billetes y pedir disculpas, Renfe prefiere mirar para otro lado. #Crónica Madrid